Sus Majestades en Reus: «Tendréis regalos, el toque de queda no nos lo impedirá»

Los Reyes Magos se hacen con las llaves de la ciudad de Reus para entrar en las casas y garantizar una noche mágica

| Actualizado a 06 enero 2022 06:55
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Los Reyes Magos han regalado grandes dosis de magia esta tarde en Reus en una cabalgata marcada por las restricciones e incluyendo la mascarilla para todo el mundo. A pesar de las bajas temperaturas, los asistentes se han abrigado y han asistido con muchas ganas a saludar a Sus Majestades.

Éstas se han paseado por la calles céntricas de la ciudad, recuperando el recorrido tradicional. Éste ha empezado en la calle Ample, pasando por la plaza de la Llibertat, avenida Prat de la Riba y la de President Companys, la calle de Sant Joan y los arrabales de Jesús, Martí Folguera, de Robuster y de Sant Pere, plaza de la Sang, Raval del Pallol, plaza de Catalunya, Raval de Santa Anna, calle de Salvador Espriu, calle de l’Amargura y, al llegar a la plaza del Pintor Fortuny (y después de que los Reyes se hayan acercado a las bigas romanas y su comitiva siguiera por la calle Llovera) el paseo ha concluido en la plaza del Mercadal, hasta el edificio del Ayuntamiento.

El objetivo, como es habitual, ha sido conseguir la llaves de la ciudad para entrar en todas las casas y garantizar, así, que todos los niños y niñas de Reus tengan su regalo, el premio por portarse bien durante todo el año. A las 18.30 horas la plaza de la Llibertat ya acogía la comitiva real en la que se ha escuchado música en directo y se ha visto a los Reyes Magos Melchor, Gaspar y Baltasar. Los pajes, los ayudantes del trío real, han ofrecido durante el itinerario la opción de seguir enviando las cartas. «¡Aún hay tiempo!», han anunciado los emisarios reales a los más pequeños. Han sido pocos los despistados, pues muchos han dejado claro que ya tenían la tarea hecha.

Siguiendo la gran estrella guía, los Reyes han repartido ilusión y tres toneladas y media de caramelos sin gluten de distintos sabores durante su recorrido. Cabe decir que, estos dulces han sido repartidos gracias a la adhesión, desde hace unos años, del Institut Reus Municipal Reus Cultura a la campaña ‘Cap infant celíac sense caramels’, promovida por la Associació Celíacs de Catalunya. Como novedad de este año, la cabalgata ha estrenado una zona adaptada para aquellas personas con movilidad reducida que quisieran disfrutar del recorrido real en la plaza de la Llibertat. Este espacio se ha ubicado en el inicio de la plaza, delante de la del Pintor Fortuny.

Durante la cabalgata se han podido ver las carrozas de cada uno de los Reyes, cada una trabajada y decorada con gracia, mucho brillo y colores vivos. No se dejó nada al azar. El Rey Melchor, simpático mientras iba saludando, se ha dejado ver en una carroza de distintas gamas de azules. Los niños, a su paso, han cazado caramelos al aire y las fotos hechas con el teléfono, por parte del público reusense, ha marcado una estampa que no ha parado de repetirse.

En el caso de Baltasar, por ejemplo, todo eran colores. El plumaje de su tocado, así como el de sus ayudantes, ha sido de lo más llamativo. Se ha podido ver a un Baltasar, además, lleno de vitalidad, repartiendo, enérgico, todos los caramelos que podía. Gaspar no se ha quedado atrás, con su carroza con tonos dorados también ha triunfado. Cerrando todo el recorrido también se ha lucido el camión de Bombers.

La recepción en Anton Borrell

Los tres Reyes Magos han acudido a la ciudad mucho antes, primero se han dirigido al Parc de Sant Jordi y se han dejado ver en coche de cavallos, mientras saludaban a los asistentes. A las 16.30 horas ya había familias al completo congregadas alrededor de la plaza de Anton Borrell. Muchas han acudido equipadas con bolsas para recoger los primeros caramelos que han repartido Sus Majestades, quienes han llegado también acompañadas de sus ayudantes. Ya habiendo llegado a la plaza, el alcalde de la ciudad, Carles Pellicer —acompañado del concejal de Cultura y Política Lingüística, Daniel Recasens, entre otras autoridades—, ha tomado la palabra. Primero ha dado la bienvenida a los Reyes y ha alabado la capital del Baix Camp, describiéndola como «la mejor ciudad del mundo». «Venís de muy lejos y tenéis poco tiempo, haremos todo lo que esté en nuestra mano para poder ayudaros. Nos consta que los niños y niñas de la ciudad se han portado muy bien este año, todas las familias ayudan para que Reus sea una ciudad mejor», ha afirmado.

Comentarios
Multimedia Diari