«Tío Antonio fue todo un referente de sabiduría»

Familiares, vecinos, amigos y políticos rindieron homenaje póstumo a Antonio Gabarri, líder de la comunidad gitana en Reus

| Actualizado a 21 abril 2022 11:16
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

«Era un compendio de muchísimas cosas positivas, una figura que abarcaba muchas áreas y que es imposible de relevar». De esta forma definía ayer el presidente de la Agrupació d’Entitats Gitanes dels Països Catalans (AGIPCAT), José Miguel Jiménez, a Antonio Gabarri, más conocido como Tío Antonio y que falleció en 2020 tras una extensa trayectoria desarrollando iniciativas ciudadanas y solidarias a través de su papel de mediador y al frente de la Associació Gitana Catalana de Sant Josep Obrer.

Muchos familiares, vecinos, amigos y representantes políticos se acercaron ayer al salón de plenos del Ayuntamiento de Reus para brindarle un homenaje póstumo al que fue «un referente de sabiduría y saber estar, de mucho calibre y calado». «Descansábamos en él», añadía Jiménez, que destacaba la capacidad de Gabarri para «tranquilizar los ánimos» y a la vez su empeño en «poner en marcha la vida».

Desde la defunción del Tío Antonio, «ya no hemos encontrado quien les sustituya porque no lo habrá» y «ahora hay que buscar nuevas vías para dar esa ayuda, pero se tiene que hacer a través de varias áreas, entidades y políticas compartidas, trabajando en equipo».

«En la vida todos estamos de paso, pero hay personas que dejan huella, y la que ha dejado Tío Antonio es muy profunda» porque «ha sido un gitano que ha sabido ser gitano en sus cosas, pero ha tenido también todo el cariño de los que no lo son», detallaba Jiménez, que explicaba que Gabarri «siempre decía que quien quisiera honra tenía que ganársela y se la ganó». En el transcurso del acto, se entregó una placa a uno de sus hijos.

Recuerdo de ciudad

Durante el homenaje, el alcalde de Reus, Carles Pellicer, recordó que «el Tío Antonio fue un hombre de paz, un hombre de grandes y buenos consejos que la gente escuchaba». «Sabía hablar, sabía decir ‘tranquilos, que lo arreglaremos’», apuntó, e insistió en que el de ayer fue «un recuerdo de ciudad».

Pellicer acudió con «la vara que nos dio un día Antonio en señal de amistad» y los portavoces colocaron la bandera del pueblo gitano en «el lugar principal del salón de plenos» con «máximos honores». Por su parte, la vicealcaldesa, Noemí Llauradó, subrayó el «carácter dialogante y mediador» de Gabarri, un líder «añorado».

Comentarios
Multimedia Diari