Un camino hacia el mundo interior

Crónica. Jordi Pigem, filósofo de la ciencia y escritor, reflexionó sobre qué aportan la espiritualidad y las tradiciones religiosas

| Actualizado a 20 abril 2022 05:40
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Temas:

En el momento que la ciencia da explicación a tantas realidades, ¿qué aportan la espiritualidad y las tradiciones religiosas? «Es cierto que la ciencia nos da mapas muy precisos de algunos planos de la realidad, pero solo de algunas realidades», recordaba ayer Jordi Pigem, doctor en Filosofía por la Universidad de Barcelona, filósofo de la ciencia y escritor. Esta es la pregunta que le lanzó Arnau Oliveres, codirector de la Associació UNESCO per al Diàleg Interreligiós i Interconviccional y coordinador del Grup de Diàleg Interreligiós i Interconviccional de Reus en una conferencia llevada a cabo en el Centre de Lectura de Reus.

No es una cuestión sencilla, y así también lo admitió Pigem, que, de entrada, se preguntó a él mismo: «¿Y cómo se responde a esta pregunta?». Pero navegando por su extenso mundo interior, fue desgranando la cuestión, partiendo de la premisa «sólo es verdaderamente real lo que se puede medir», de cuando nació la ciencia moderna en el siglo XVII. «Esto ha permitido entender muchas cosas, pero no todo aquello que realmente nos importa sobre la vida». Y es que la ciencia, aparte de no haber podido responder a todas las cuestiones físicas, tampoco lo ha hecho en las más internas del ser humano, «porque no son medibles». Sería aquí, en este espacio interior, del que la ciencia no da respuestas ni dibuja mapas, donde las tradiciones espirituales y religiosas han indagado más, «y no sólo ofrecen mapas, sino que a menudo incluyen un sentido de orientación».

Es por ello, y a pesar que en los años 50-60 del siglo pasado se creía extensamente que la espiritualidad estaba en vías de extinción, que actualmente esta tradición religiosa y espiritual sigue aún vigente. «Pueden ayudar a llenar este vacío que ha quedado de cómo explorar nuestro mundo interior y qué hacer con él», respondió más concisamente Jordi Pigem a la pregunta inicial. Es decir, «las religiones, en su mejor sentido, y las tradiciones espirituales nos proponen vías para este mundo interior».

Pigem también reflexionó sobre la posibilidad del plurilingüismo religioso. Lo ejemplificó a través de la lengua, «como cuando ves que una cosa la puedes decir en una lengua, y que en otra no significa exactamente lo mismo». En todo caso, subrayó que todas las religiones coinciden en que el bien más preciado del ser humano es su conciencia o su inteligencia, la capacidad de pensar por uno mismo, «y las tradiciones espirituales nos recuerdan que hay esta otra dimensión, que es el mundo interior».

Comentarios
Multimedia Diari