Cáncer de mama, una carrera a contrarreloj

Día Mundial. La detección precoz es la base para mejorar el pronóstico de curación y la supervivencia

Sílvia Fornós

Whatsapp
Foto: getty images

Foto: getty images

«Concienciar a la población de la importancia del diagnóstico precoz del cáncer de mama para ganar la lucha contra esta enfermedad, que se convierte en el tumor más frecuente en mujeres en todo el mundo. De hecho, según datos de la OMS, en 2020 se registraron más de 2,2 millones de casos». Por esta razón, cada 19 de octubre se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama. «En la provincia de Tarragona se diagnostican cerca de 400 nuevos casos de cáncer de mama al año, y en el conjunto de Catalunya la cifra ronda los 4.000 casos», explica Kepa Amillano, médico adjunto del Servicio de Oncología Médica y coordinador de la sección de patología mamaria y ginecológica del Hospital Universitari Sant Joan de Reus. Por ello, el especialista poner en valor el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama, impulsado por el Departament de Salut de la Generalitat.

Las cifras
En la provincia de Tarragona se diagnostican cerca de 400 nuevos casos de cáncer de mama al año, y en Catalunya la cifra ronda los 4.000 casos.

«Entre los 50 y 69 años se invita, por carta, a las mujeres a realizarse una mamografía cada dos años, para detectar la enfermedad lo más pronto posible», detalla el oncólogo. Él mismo recuerda que «las autoexploraciones en casa también son la base para adelantar el diagnóstico, mejorar el pronóstico de curación y la supervivencia». «Hace dos décadas el porcentaje de supervivencia estaba alrededor del 60% de los casos y hoy se sitúa en el 90%, ya que ha mejorado el cribaje de la enfermedad y existe una mayor concienciación de la sociedad», afirma Kepa Amillano. En este sentido, comenta que actualmente se diagnostican dos tipos de cáncer de mama: «El carcinoma infiltrante y el carcinoma in situ –no infiltrante». De este último, explica que «supone entre el 5 y el 10% de los casos diagnosticados y solo se detecta en la zona de la mama, por lo que es agresivo localmente; mientras que el carcinoma infiltrante es agresivo localmente y al mismo tiempo crece en otros tejidos». Asimismo, afirma que «por ello, siempre decimos que el cáncer de mama es más que una enfermedad; son varias enfermedades, ya que aunque el contexto es el mismo, la evolución, el pronóstico, la agresividad o los tratamientos son muy diferentes».

A la hora de dar un diagnóstico, el oncólogo asegura que «hablar de cáncer, en nuestra sociedad, todavía genera cierto recelo y se relaciona con la muerte». Por ello, afirma que tras recibir el diagnóstico la primera preocupación de las pacientes es que «no se quieren morir, quieren ver crecer a sus hijos, nietos…», y la segunda cuestión es la «toxicidad a los tratamientos, en tanto que sienten un miedo racional a un tratamiento que desconocen».

Kepa Amillano, coordinador de la sección de patología mamaria y ginecológica del Hospital Universitari Sant Joan de Reus. foto: F. Acidres

Sobre este tema, Kepa Amillano explica que «el tratamiento curativo es la cirugía, ya que por suerte se realizan un gran número de diagnósticos precoces y la presentación, en un 90% de los casos, está localizada en la mama y en los ganglios». Si bien, consciente de que con el tiempo la enfermedad puede reaparecer, el especialista apunta que «también son fundamentales los tratamientos complementarios, antes y después de la cirugía, es decir, la quimioterapia, radioterapia o incluso la hormonoterapia para evitar que el cáncer reaparezca». Asimismo, el doctor hace hincapié en que «hoy en día, la quimioterapia es un tratamiento dirigido a cada perfil de cáncer, de igual modo que los tratamientos inmunológicos».

Por otro lado, lo que viene siendo dejar de fumar para no tener cáncer de pulmón, la prevención primaria del cáncer de mama «se ha relacionado con hábitos de vida saludables y la práctica de deporte, en tanto que contribuye a que la enfermedad reaparezca».

Mastectomía y reconstrucción

Asimismo, cuando existen antecedentes familiares de cáncer de mama es muy importante tomar conciencia de la probabilidad de padecer la enfermedad. «Científicamente, en los últimos años, se han hallado más mutaciones y signos que relacionan el cáncer con una herencia genética; por otro lado, socialmente cuando se detectan varios casos en una misma familia, crece la preocupación, aunque hoy en día los cánceres de mama hereditarios están por debajo del 5% de casos», explica el doctor. En este sentido, destaca la labor de la consulta de Unidad de Consejo Genético en Cáncer del Hospital de Reus, «cuya función es asesorar en este aspecto».

La prevención primaria «se ha relacionado con hábitos de vida saludables y el deporte»

Así, a la cuestión de si la cirugía preventiva es recomendable, dice que «cuando identificas una familia en la que existe este componente hereditario, que son portadores de mutación que se relaciona con una mayor probabilidad de tener cáncer de mama y ovarios, sí que se propone hacer una mastectomía bilateral, es decir, extirpar profilácticamente los dos senos e incluso una ooforectomía bilateral –extirpar los ovarios– para reducir el riesgo de padecer cualquiera de las enfermedades». Así, señala el especialista, «cada vez hay más medios para que la reconstrucción mamaria sea un éxito, por lo que cada vez hay más interés de las pacientes, incluso en hacer la intervención de forma inmediata después de la cirugía». De todas formas, explica Kepa Amillano, tanto en el caso de hacer una mastectomía como de realizar una reconstrucción diferida –transcurrido un tiempo desde la operación– son opciones que se deben estudiar ateniendo a cada caso.

Por último, una vez curada la enfermedad, el miedo a la recaída está latente. De ahí, asegura Kepa Amillano, la importancia de hacer el oportuno seguimiento de todas ellas, en tanto que «si reaparece la enfermedad, detectarla de nuevo a tiempo».

Temas

Comentarios

Lea También