Más de Sociedad

Sociedad Consejos

Cómo protegerlos ojos de las radiaciones del sol

Las ultravioleta e infrarrojas y la luz azul de alta energía tienen efectos dañinos sobre la salud ocular

REDACCIÓN

Whatsapp
Existe una amplia gama de gafas de sol que protegen la salud ocular de las diferentes radiaciones nocivas. FOTO: G. I.

Existe una amplia gama de gafas de sol que protegen la salud ocular de las diferentes radiaciones nocivas. FOTO: G. I.

El sol emite una gran cantidad de radiaciones y muchas de ellas tienen un efecto beneficioso para nuestro organismo. Tanto es así, que el sol es el responsable de que produzcamos una serie de sustancias básicas como la vitamina D, esencial para tener unos huesos sanos y fuertes; favorece además el incremento de la serotonina, sustancia que influye en el estado de ánimo, regulando la ansiedad y la felicidad. Sin embargo, según los expertos de Indo, las radiaciones solares, como la ultravioleta (UV) o las infrarrojas (IR) y la luz azul de alta energía pueden tener efectos dañinos en el ojo cuando se produce una sobreexposición. Así, nuestra piel y ojos necesitan una protección extra frente a cualquier tipo de radiación, y para ello existen gafas de sol especializadas.

Las consecuencias más visibles del exceso de rayos infrarrojos en la piel son la generación de arrugas profundas por la alteración del colágeno y el envejecimiento prematuro debido a que el aumento de radicales libres imposibilita la regeneración del colágeno. En la vista, el infrarrojo provoca sequedad ocular, acelera las cataratas y llega hasta la retina, pudiendo causar su degeneración, despigmentación, quemaduras o micro lesiones. Y es que, actualmente el 54% de las radiaciones solares que llegan a la tierra son infrarrojas. Para proteger los ojos existen gafas tanto en lentes de sol como en transparentes.

La radiación UV es conocida por su fototoxicidad, y es capaz de provocar en poco tiempo efectos dañinos e irreversibles en los ojos. A nivel externo, pueden causar inflamación del segmento anterior (uveítis, conjuntivitis, queratitis), pinguéculas, pterigion, o descamación del endotelio, entre otros.

En la piel del contorno del ojo también causan enrojecimiento de la piel de los párpados, al igual que en el resto de piel expuesta a la radiación UV. Estas radiaciones también llegan hasta el cristalino, donde pueden causar opacidades, causantes de las cataratas. Así que es aconsejable buscar unas gafas que, aparte de proteger de la radiación ultravioleta, ofrezcan una protección polarizada.

La conocida como radiación azul-violeta hace referencia a la radiación de alta energía a energía recibida de la radiación solar y más próxima a la radiación ultravioleta. En diferentes estudios de laboratorio, se ha demostrado que la luz HEV (azul-violeta de alta energía) puede causar estrés oxidativo dentro de las diferentes capas de la retina.

Temas

Comentarios

Lea También