Cuando la tecnología se convierte en aliada

Las TIC pueden facilitar aspectos como la sociabilidad o la autonomía en los mayores

Ana Rivera

Whatsapp
Las personas mayores se acercan cada vez más a la tecnología, tanto por placer como por obligación,ya que muchas gestiones de nuestro día a día actual implican su uso. FOTO: GETTY

Las personas mayores se acercan cada vez más a la tecnología, tanto por placer como por obligación,ya que muchas gestiones de nuestro día a día actual implican su uso. FOTO: GETTY

Aunque tendemos a pensar que es el sector social que menos uso hace de las tecnologías, lo cierto es que la gente mayor cada vez se acerca más a ellas, ya sea por necesidad, por conservar el espíritu despierto y joven, por mantener un contacto habitual fácil y constante con la familia o, simplemente, por diversión. Y es que muchos estudios garantizan que el 80% de las personas mayores de 65 usa internet y de estos, el 83% lo hace ya mediante el teléfono móvil. 

Sin embargo, todavía sigue existiendo una considerable brecha digital en algunos segmentos de edades y es debido a muchos factores: el desconocimiento, el miedo a lo nuevo, la falta de acceso a internet, la carencia de ser una necesidad primaria... 

Recientemente la prestigiosa revista Neuron, especializada en neurociencia y procesos biológicos relacionados, publicó un estudio en el que explicaba que la causa del problema el proceso de adaptación al uso de las nuevas tecnologías por parte de los mayores se encuentra en el deterioro de unas neuronas relacionadas con el aprendizaje, conocidas como interneuronas colinérgicas gigantes del estriado. Con el paso de los años, estas se desgastan y con ellas la capacidad de aprender a hacer algo de forma distinta a lo habitual. 

No obstante, también reflejaban que el uso de las TIC se trata de procesos repetitivos y constantes, así que una vez se prueba, es cuestión de paciencia, práctica, abrir la mente y estar dispuesto a escuchar y a aprender.
Todo ventajas

La tecnología se adapta cada vez más a nosotros y a las necesidades que tenemos: pantallas más grandes para una mejor comodidad visual, mayor seguridad, interfaces más intuitivas, teclados más cómodos, mejoras constantes en las aplicaciones, terminales más ligeros, procesos más sencillos...

Además, los últimos años han propiciado la digitalización en las gestiones más habituales de nuestro día a día: pedir cita con especialistas médicos, solucionar trámites administrativos o prácticamente realizar cualquier operación bancaria requiere de una gestión mediante web o una aplicación específica, lo que implica que sea prácticamente imprescindible contar con un ordenador, smartphone o tablet conectado a Internet.

Una vez sabemos utilizarlos correctamente, las TIC ofrecen beneficios a sus usuarios, por ejemplo, aportar autonomía: gracias al GPS están localizados y se pueden ubicar fácilmente, sin miedo a perderse. Además, pueden recordar sus planes y citas y controlar sus movimientos bancarios de forma más clara.

Las tecnologías también resultan ser aliadas en el ámbito de la salud, un terreno que preocupa especialmente a la gente mayor y cuyas posibilidades son infinitas, así como en la sociabilidad, ya que les permite hablar con cualquier ser querido de forma instantánea desde cualquier punto del mundo, y el entretenimiento, porque se pueden practicar todos los hobbies a través de una pantalla.
 

Temas

Comentarios

Lea También