Cuentos con relieve para hacer visible el braille entre los más pequeños

Reportaje. La ONCE organiza un taller que acerca el sistema de lectoescritura para personas ciegas

ALBERT SUNYOL

Whatsapp
El taller sobre el alfabeto braille tuvo lugar ayer en la Bilioteca Pere Anguera de Reus. FOTO: ALFREDO  GONZÁLEZ

El taller sobre el alfabeto braille tuvo lugar ayer en la Bilioteca Pere Anguera de Reus. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Con el objetivo de dar a conocer el braille, el sistema de lectoescritura propio de las personas ciegas, la ONCE organizó ayer un taller en la Biblioteca Pere Anguera. Una actividad que tuvo como eje principal la lectura de diversos cuentos escritos tanto en braille como en tinta. Laia Sariñena, trabajadora del CRE ONCE Barcelona, explica que para esta actividad se escogieron libros «visualmente muy atractivos porque están en relieve». Además, remarca que estaban pensados «para que los niños con discapacidad visual tengan ganas de aprender el braille y también sus compañeros de clase».

Se trata de los cuentos infantiles Toca, toca!, L’aniversari d’en Peixet, La formigueta distreta o l’Erugueta goluda. Y es que «se puede dar la circunstancia que haya niños en las aulas que tengan estas necesidades», explica Arantxa Vallespí, directora de la ONCE en Reus.

El tacto, clave en el aprendizaje

El alfabeto braille consta de seis puntos en relieve. Con la combinación de estos se forman las distintas letras, números y sistemas de puntuación y se lee a través del tacto. El aprendizaje del braille «no es difícil. De hecho, lo puede aprender todo el mundo. Para una persona que no ve lo complicado es tener velocidad a la hora de leer», remarca Vallespí, quien añade que «un niño ciego puede aprender a leer braille incluso antes que un niño que aprende a leer con el alfabeto normal». Sariñena añade que en el aprendizaje del braille «es importante tener bien desarrollado el tacto y consciencia del propio cuerpo y lateralidad».

Jordi Cardús, afiliado a la ONCE de Reus desde 1972, fue el encargado de leer uno de los cuentos. Ciego de nacimiento, comenta que el sistema de aprendizaje braille ha cambiado. «Yo no pude hacer la enseñanza integrada, es decir, integrarme en un colegio normal. Tuve que ir a un colegio interno especial para personas ciegas y el más cercano a Catalunya en aquel momento estaba en Alicante».

El uso de la tecnología

Cardús también es asesor informático de la ONCE en Reus. Una de sus tareas es precisamente la enseñanza del braille: «Muchas personas se han quedado ciegas de mayores. Saben de tecnología pero no conocen ni el alfabeto ni la escritura». En este sentido, comenta que en la actualidad «prácticamente la totalidad de las personas ciegas usan mucho el ordenador porque lleva incorporado una síntesis de voz especial que permite escuchar aquellos contenidos que uno que no es ciego ve en la pantalla».

Una voz que también la incorporan los teléfonos inteligentes. «Ahora mismo, IOS está más adelantado que Android dado que los comandos son más ágiles y además están mejor adaptados para persones sordas y ciegas», argumenta.

Temas

Comentarios

Lea También