Más de Sociedad

Sociedad Consejos

Depilación y bronceado: cómo lucir una piel perfecta

Evitar el sol en según qué momentos y mantener la piel hidratada y protegida son algunos elementos clave durante el caluroso verano

REDACCIÓN

Whatsapp
Aplicar protección solar protege nuestra piel de los rayos ultravioletas. FOTO: GETTY IMAGES

Aplicar protección solar protege nuestra piel de los rayos ultravioletas. FOTO: GETTY IMAGES

El verano es tiempo de calor y también de color. En cuanto aparecen los primeros rayos del sol estamos deseando sacar nuestra piel a relucir para conseguir ese tono de color tan ansiado, y llega el momento de cuidarla más que nunca. Lo más común en esta época es que se junten dos de las rutinas de belleza más deseadas: lucir una piel suave y además bronceada. Pero es posible que la combinación de ambas prácticas, la depilación y la exposición al sol, no sean lo más recomendable. Los siguientes son algunos consejos imprescindibles para cuidar nuestra piel y lucirla perfecta este verano sin tener que prescindir de nada.

Antes de la depilación, es recomendable evitar tomar el sol, al menos, 10 días antes de la depilación, pues éste ataca a la melanina, y ésta se potencia cuando estamos en contacto con el sol y nuestra piel se oscurece, por lo que para mantener nuestra piel saludable debemos evitar su exposición al menos unos días previos al tratamiento de depilación láser de diodo. Asimismo, después de la depilación, pasada la sesión, también se recomienda no exponerse al sol hasta al menos tres días después y que la piel esté normalizada, ya que la piel tras la depilación láser está más sensible y propensa a rojeces o irritaciones y posibles manchas, por lo que es aconsejable evitar esta exposición, en caso de que no pueda ser así, debemos aplicar protector solar. En cuanto a la hidratación, es imprescindible mantener la piel hidratada en todo momento, tanto antes, como después de la depilación, pues una piel hidratada siempre será mucho más suave, lisa y tersa, además de sana. Además, ayudaremos a mantener el bronceado y evitaremos posibles irritaciones y descamación o pelado de la piel.

Por otro lado, los expertos también recomiendan prestar atención a la exfoliación de la piel. Así, es aconsejable realizar el tratamiento cinco días previo al tratamiento de depilación para mantener uniforme la zona a depilar. Posterior al tratamiento de depilación, como de las sesiones al sol, es conveniente exfoliar la piel para eliminar las células muertas y evitar la aparición de foliculitis, además de conseguir un aspecto mucho más homogéneo y sin imperfecciones.

Protección solar

Por último, en cuanto a la protección solar lo que es un imprescindible para nuestras jornadas de sol, especialmente si es después de una sesión de depilación, es aplicar protección solar para proteger nuestra piel de los rayos ultravioletas. Además de en verano y las jornadas de sol, es conveniente que incluyamos esta práctica en nuestra rutina diaria, ya que el sol también afecta a nuestro rostro y debe estar protegido en todo momento. Silvia Cruz, directora de formación y departamento médico de Centros Ideal, destaca que «los avances en la tecnología de depilación láser han conseguido que ésta no sea incompatible con una piel bronceada, pero, a pesar de ello, es recomendable seguir algunas medidas y precauciones para conseguir los mejores resultados y lucir una piel perfecta todo el año».

Temas

Comentarios

Lea También