Más de Tarragona

El Dr. Adan, el pediatra de todos los tarraconenses

Amor a la ciudad. El médico recibirá de la mano del alcalde el diploma al mérito cívico, un reconocimiento a su trayectoria profesional y a su implicación con el tejido social

CARLA POMEROL

Whatsapp
El doctor Federico Adan, hace unos días, en su casa. FOTO: Alfredo González

El doctor Federico Adan, hace unos días, en su casa. FOTO: Alfredo González

El doctor Federico Adan Marin es conocido por ser el pediatra de más de una generación de tarraconenses. Ahora, tras una larga trayectoria personal y profesional, el Ayuntamiento de Tarragona reconoce su trabajo y su implicación con el tejido social y cultural de la ciudad. En los próximos días, el alcalde le hará entrega del diploma al mérito cívico. Un reconocimiento que solo se consigue teniendo un amor incondicional a Tarragona, tal como Adan ha demostrado desde su llegada a la ciudad. Conozcámoslo un poco mejor.

Federico Adan Marin nació en Calahorra el 30 de marzo de 1933. Sus padres se llamaban Federico y Carmen y tuvieron tres hijos y una hija. Era una familia muy querida y conocida en esta localidad de La Rioja.

Adan explica que desde siempre había querido ser pediatra. Lo tenía claro desde pequeño. De hecho, su profesión fue la responsable de que llegara hasta aquí. El hijo de unos amigos de sus padres vino a ejercer de pediatra en Tarragona. «Se carteaban con mi familia y contaban su experiencia», recuerda Adan, quien añade que «nos avisaron, a través de un telegrama, que había una plaza de pediatría. A mis padres les gustó la idea». El doctor Adan vino para unos días, pero ha acabado jubilándose aquí. Tenía 27 años y reconoce que se enamoró de Tarragona.

Primero empezó ejerciendo en el ambulatorio de la calle Cañellas –ahora ya desaparecido–. Llegó al Hospital de Santa Tecla de la mano del doctor Allué, otro reconocido pediatra. Adan acabó abriendo consulta privada en la calle Sant Agustí. «Recuerdo que fue una época muy dura. Hacía muchas urgencias y guardias. Tantas que, a veces, acababa durmiendo en una camilla en el hospital», explica el doctor Adan.

Durante su paso por Santa Tecla, el pediatra conoció a muchos de sus referentes. Quiere nombrar algunos médicos como agradecimiento por sus aprendizajes. «Guardiola, Andreu, Sentís y Abelló. Destaca de entre todos ellos, el doctor Adserà, «quien con su entrega y sacrificio consiguió las instalaciones actuales del hospital».

En esa etapa, Adan fue profesor y director de la Escuela Universitaria de Enfermeras, donde conoció a su mujer, Montse. También se puso al frente de la guardería infantil –la primera que existió en Tarragona–.

A finales de los años 70, Adan consiguió una plaza pública en propiedad en el centro de atención primaria Jaume I. «Por ese entonces trabajaba mucho, era mi afición. Trabajaba tanto que mis hijos apenas me conocían. Me di cuenta y bajé el ritmo», confiesa el doctor Adan, quien añade que «nunca lo hice por dinero, sino por vocación».

Sus tres pasiones

Adan tiene tres pasiones: su ciudad, su trabajo y su familia. A Montse Domènech, su mujer, la conoció en la Escuela Universitaria de Enfermeras y tuvieron dos hijos, Fede y Montse, y cinco nietos.

Tanta ha sido su vocación por la pediatría que durante muchos años ha impartido charlas y conferencias en periódicos, radios e incluso en la universidad. «Mi profesión me ha dado muchas satisfacciones. Me he entregado con cuerpo y alma. Y es inexplicable la sensación que tengo cuando me encuentro con un paciente y me saluda», dice. Las charlas no solo hablaban de su oficio, también de su ciudad.

Y es que con Tarragona, Adan ha tenido una especie de idilio. «Tarragona me lo ha dado todo: cariño, educación, tranquilidad y alegría. Aquí he sido muy feliz», explica Adan. Prueba de su amor por la ciudad es su participación en el tejido social y cultural. Ha formado parte de los Bibliòfils de Tarragona y del Ateneu Tarraconenses, siendo padrino en dos ocasiones de la pubilla.

Integrado en el tejido cultural

Además, una de las citas marcadas en rojo en el calendario de la familia Adan-Domènech es la Setmana Santa. El doctor ha escrito artículos en opúsculos de muchas cofradías y pertenece a algunas como los Pagesos y Sant Magí. Durante más de veinte años, Adan ha llevado a espaldas el patrón de la ciudad en la procesión del día 19 de agosto y, en dos ocasiones, la bandera.

En el ámbito deportivo, perteneció a dos juntas directivas del Nàstic, ejerciendo de vicepresidente. En una de estas etapas fue cuando se construyeron las actuales instalaciones del club.

También ha mostrado su faceta más solidaria, colaborando intensamente con la asociación Unicef, organizando durante nueve años un evento deportivo muy importante.

Cuando Adan debe responder a la pregunta de ¿Cómo recibe el diploma?, no le salen las palabras. Silencio y emoción. Adan solo ha querido dejar su huella en una ciudad que, según él, se lo ha dado todo. Ahora, tras una trayectoria más que consolidada, el pediatra de casi todos los tarraconenses recibirá el reconocimiento más merecido.

Temas

Comentarios

Lea También