Más de Sociedad

El patio en el que nadie se aburre

Recreo. La Escola Montoliu de la Riera de Gaià ha mejorado el patio con un rocódromo, una pista de bolos catalanes y mesas de picnic

GERARD CAÑELLAS

Whatsapp
Imagen del rocódromo, con dibujos de lugares simbólicos del municipio. FOTO: CEDIDAALUMNOS Y ALUMNAS DEL COLE OBSERVANDO LA PISTA DE BOLOS CATALANES EL PRIMER DÍA DE CLASES DE ESTE CURSO.  FOTO: CEDIDA.

Imagen del rocódromo, con dibujos de lugares simbólicos del municipio. FOTO: CEDIDAALUMNOS Y ALUMNAS DEL COLE OBSERVANDO LA PISTA DE BOLOS CATALANES EL PRIMER DÍA DE CLASES DE ESTE CURSO. FOTO: CEDIDA.

Los alumnos y alumnas de la Escola Montoliu, en la Riera de Gaià, se llevaron una grata sorpresa en el inicio de curso cuando se dieron cuenta que el patio había sufrido algunos cambios importantes. Se había instalado un rocódromo, una pista de bolos catalanes y unas mesas de picnic, actuaciones que llevaron a cabo conjuntamente el equipo directivo del centro, la Associació de Mares i Pares (AMPA) y el Ayuntamiento de la Riera.

Todos recordamos la hora del patio como uno de los mejores momentos en día a día del cole. Poder despejarse entre clase y clase jugando a fútbol, baloncesto, al pìlla-pilla o al escondite es imprescindible para poder rendir en el aula. Y de bien seguro que pocos niños y niñas pueden decir que a la hora del recreo escalan, juegan a bolos y a bádminton y se comen el bocata en una mesa de picnic como lo hacen los de la Riera.

El director del centro, Raül Flores, explica que lo del rocódromo, que es la joya de la corona, era una iniciativa que ya había impulsado el anterior equipo directivo, pero que ante unos precios elevados que la escuela no podía asumir se dejó aparcado. «Cuando salió el plan de apertura de los colegios se pedía a los centros que sectorizaran los patios y por suerte el nuestro es muy grande y lo hemos podido hacer sin tener que hacer separaciones, simplemente definiendo una área para cada grupo escolar», cuenta Flores. En este sentido, el director señala que en la línea de adaptar el patio a la pandemia decidieron que era necesario crear nuevas áreas, y fue entonces cuando reactivaron el proyecto del rocódromo. «Volvimos a pedir presupuestos, vimos que era más económico que antes y, con la ayuda del AMPA y del ayuntamiento, lo hicimos realidad», comenta Flores que, por otro lado, explica que tenían un juego de bolos catalanes y, como el patio es grande, decidieron montar una pista para jugar con mayor seguridad.

Alumnos y alumnas del cole observando la pista de bolos catalanes el primer día de clases de este curso. FOTO: Cedida.

Por su parte, Maria Gaya, presidenta del AMPA, celebra que los niños y niñas «están encantados de la vida». Recuerda también que el rocódromo era un proyecto de hace tiempo y asegura que había llegado un punto en que no confiaban que se hiciera. «Fue una gran sorpresa para todos los alumnos y alumnas», asegura Gaya, que dice que «los padres también están muy contentos». La presidenta defiende, además, que «el AMPA siempre esta en contacto con el equipo directivo para ver las necesidades de la escuela y ayudar en lo que se pueda».

Finalmente, el concejal de Educación del consistorio, Albert Cuevas, comenta que estos equipamientos se unen a la pista de bádminton que ya se habilitó en su momento y al resto de espacios del patio, con el objetivo de «diversificar las opciones de recreo para que todos los alumnos del centro socialicen y nadie se aburra».

Temas

Comentarios

Lea También