Más de Sociedad

El sueño cumplido del disc-jockey con parálisis cerebral

Historia de superación. Dj Abadia ha llenado salas, como la Zero
o la Salamandra, con su música, y ha producido tres temas propios

CARLA POMEROL

Whatsapp
Adrià Abadia, haciendo una demostración en La Muntanyeta. FOTO: ALBA MARINÉ

Adrià Abadia, haciendo una demostración en La Muntanyeta. FOTO: ALBA MARINÉ

La historia que a continuación contaremos no se entiende si no se conoce al protagonista. Él es Adrià Abadia, de 28 años y uno de los disc-jockey más conocidos de nuestra demarcación. Hasta aquí todo parece muy común, si no fuera porque Dj Abadia sufre de nacimiento una parálisis cerebral que apenas le permite moverse de su silla de ruedas. Lo curioso del caso es que, esto último, no es nada más que una pequeña anécdota en su trayectoria como profesional de la música. Dj Abadia llena salas y discotecas pinchando ritmos electrónicos y de estilo reggaeton, además de haber producido ya tres temas propios. Una historia de superación que conoceremos desde el principio.

Abadia llegó a La Muntanyeta hace poco más de nueve años. Desde siempre se había sentido atraído por la música y había llegado el momento de poner en práctica sus pasiones. Los monitores preparaban su inserción al mundo laboral, dándole las alas que este joven necesitaba. «Un amigo me enseñó el programa Virtual DJ. Me di cuenta que mi sueño podía cumplirse. Esta herramienta tecnológica me lo permitía», explica Abadia. Para complementar la formación, el protagonista hizo cursó un grado superior de producción musical, lo que todavía le dio más impulso para llegar a su objetivo. «El tema me apasiona y, a pesar de que abrirse camino en este mundo es difícil, no me puedo quejar. Llevo más de 90 bolos y ya tengo tres temas propios», comenta Dj Abadia, quien ha llegado a llenar salas como la Salamandra de Barcelona, o El Cau y la Sala Zero de Tarragona.

Todo ello toma importancia teniendo en cuenta que Abadia tiene dificultades para mover las manos, lo que le imposibilita manejar la tabla de mezclas y el ratón del ordenador con normalidad. Es capaz de pinchar música utilizando un sensor –una especie de pegatina en la frente– que detecta el movimiento y que está conectado a un programa. Para que lo entendamos: Abadia consigue dominar a la perfección el ratón del PC con el meneo de su cabeza.

Un amigo suyo, Christian –el protagonista quiere dar su nombre como señal de agradecimiento– , le ayuda con la producción de temas. En su canal de Youtube ya hay colgados tres de propios, llegando a las más de 7.400 visualizaciones.

La silla, las alas para volar

«Desde siempre tenía claro que la música me gustaba. Pero ahora se ha convertido en mi vida, en mi mundo», dice emocionado Dj Abadia, quien añade que «al principio, me sentía imposibilitado por mis condiciones físicas, pero ahora, y gracias a la tecnología, mi sueño se ha hecho realidad». Cuenta con un amplio abanico de referentes, entre los cuales destaca Dj Moncho. Tres días a la semana acude a La Muntanyeta y otros dos al estudio de su amigo, donde juntos producen música sin parar.

Pero a Dj Abadia todavía le quedan sueños por cumplir, como por ejemplo, ser disc-jockey residente en una sala, hacer colaboraciones con referentes como Kevin Rodríguez y ser conocido por todo el mundo. Actualmente, se encuentra inmerso en la realización de la banda sonora de un corto sobre justicia juvenil.

A esta joven promesa se la puede encontrar en redes sociales y para saborear sus éxitos hay que entrar en su página de Youtube. Dj Abadia –así es como se conoce– siempre dice que lo que la silla de ruedas le quitó en su momento, ahora le ha dado alas para volar a lo más alto de la música. Quien bien conoce al protagonista de hoy asegura que es un chico con unas ganas locas de conocer mundo, un luchador, con carácter y con una paciencia incansable.

Temas

Comentarios

Lea También