Más de Sociedad

FP Dual, el modelo que lleva el talento a las empresas

Este sistema pedagógico combina la preparación en el centro educativo y en la compañía, facilitando la inserción laboral 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Alumnos de FP Dual, en el Institut Pere Martell de Tarragona. Foto: Pere Ferré

Alumnos de FP Dual, en el Institut Pere Martell de Tarragona. Foto: Pere Ferré

La figura del aprendiz de antaño se ha ido diluyendo en el tiempo. Era aquella persona que, como su nombre indica, aprendía un arte u oficio de la mano de los maestros, con los que trabajaba codo con codo. Las profesiones pasaban así de generación en generación, celosas de sus secretos. En los tiempos modernos, y tras unos años de vacío, esta figura se ha vuelto a recuperar al constatarse sus bondades, tanto para el empresario como para el futuro profesional. No se encuentra en todos los sectores, aunque se trabaja para extenderla.

Es la FP Dual, un gran potencial en la provincia de Tarragona, que pone en contacto la oferta con la demanda. Y son muchos los agentes implicados que realizan un intenso trabajo para que el proceso sea un éxito, desde los institutos y los docentes, al tejido empresarial y sus formadores. También organismos como las Cámaras de Comercio hacen posible esta realidad.

La Formación Profesional Dual responde a una necesidad laboral y su funcionamiento es sencillo. El estudiante recibe parte de su formación en el centro educativo en el que cursa. Mientras, la otra parte la obtiene mediante las actividades que realiza en la empresa, donde su participación se divide en dos fases. En un primer momento, el alumno accede en calidad de prácticas y al finalizar este periodo, en un alto número de casos, se inicia la estancia remunerada, ya sea en modo de beca o de contrato, período en el que completa su cualificación.

En la provincia, un 74% de los titulados tiene trabajo menos de un año después de graduarse.

Los beneficios a largo plazo son recíprocos para todas las partes. Por un lado, las empresas incorporan personal cualificado, formado por ellas mismas y, por lo tanto, de acuerdo a sus necesidades; captan talento de entre los jóvenes; crean una cantera de aprendices con los que sustituir los trabajadores que se van jubilando y contribuyen a la política empresarial de responsabilidad social corporativa. 

Por otro, los estudiantes mejoran su curriculum; desarrollan sus competencias profesionales en un entorno laboral real y se incorporan al mercado como aprendices cualificados. De igual manera, formar parte del proyecto de una empresa desde antes incluso de finalizar el grado formativo, supone un plus en la implicación del trabajador en la industria.

Finalmente, los centros incrementan y mejoran su relación con el tejido empresarial; están al día en tiempo real; intercambian y transfieren conocimiento a las empresas; acceden a tecnología, recursos e instalaciones empresariales y se convierten en centros de referencia de los sectores profesionales del ámbito al que se dedican.

Un alumno del Institut Comte de Rius. Foto: Alba Mariné

Y de todo ello se generan positivas sinergias entre todos los actores. Así, un estudio de la Alianza para la FP Dual revela que el 87% de las compañías consultadas -unas cien- veían esta modalidad como una vía para formar una cantera de personal con una formación específica y con encaje en la cultura de la empresa. La Alianza para la FP Dual es una red estatal de empresas, centros educativos e instituciones comprometidas con la mejora de la empleabilidad de los jóvenes a través del desarrollo de esta Formación Profesional. 

Asimismo, otro dato que refleja la relevancia de estos estudios es que un 74,46% de los titulados en la provincia de Tarragona consigue trabajo entre seis y nueve meses después de finalizar un ciclo formativo. A estos habría que añadir un 14,6% que estudia y trabaja, ya que otra de las ventajas que contempla la FP Dual es la formación continuada de sus alumnos.

Salidas profesionales
En este contexto, en Tarragona es indiscutible el papel de la industria petroquímica y su entorno, donde existe un considerable margen de crecimiento de personal procedente de la FP. Una de las compañías que ha sido pionera apostando por esta formación es Repsol, lo que ahora se considera un ejemplo de éxito. De hecho, empezó implementando una formación dual no reglada en 1997, que posteriormente se regularía en Catalunya en 2012. Por su parte, Dow y BASF son otras  de las firmas que apuestan por la FP Dual para sus nuevos empleados. 

Por lo que respecta a los grados a cursar en los diferentes institutos y centros, destacan los ciclos formativos claramente relacionados con la petroquímica. Es el caso de Mecatrónica Industrial, Prevención de Riesgos, Mantenimiento Electromecánico, Soldadura y Calderería y Sistemas de Telecomunicaciones e Informáticos

Sin embargo, cada territorio requiere de su demanda laboral más o menos específica. Y si se baja hasta el sur de Catalunya, hasta las Terres de l’Ebre, los sectores predominantes son otros. Es el caso de la industria agroalimentaria, de las cooperativas, del embalaje o del sector del hábitat, con todo el mueble en La Sénia y Ulldecona

En cuanto a los centros educativos implicados, algunos de ellos son el Institut Pere Martell, la Escola Joan XXIII o el Institut Comte de Rius en Tarragona; el Jaume Huguet en Valls y el Institut de l’Ebre o el INS Montsià en Amposta. Se da la circunstancia de que no son estudios cerrados, sino que pueden variar de un año para otro en función de la demanda laboral real de la sociedad. 

Todo ello ha acabado con el estigma que durante mucho tiempo acompañó a los estudios de FP. Y aunque todavía hoy algunas familias relacionan el éxito formativo con la Universidad, los números del mercado laboral hablan por sí solos

Si bien la FP Dual requiere, sobre todo, de llegar a un mayor número de empresas, lo cierto es que actualmente es una de las modalidades efectivas contra el paro juvenil. No hay que olvidar que la tasa de desempleo en Catalunya alcanzó a principios de año el 27,3% en el colectivo de entre 16 y 29 años, agravada por la pandemia.

Grado Medio
Demanda excepcional

La Conselleria de Educación de la Generalitat ha creado este curso 2021-2022 de forma extraordinaria 264 plazas de Formación Profesional (FP) para cubrir la «demanda excepcional» experimentada, especialmente en los Ciclos Formativos de Grado Medio (CFGM). La mayoría de estos nuevos grupos serán para los dos estudios con más peticiones -y a gran distancia del resto, según el departamento-: Cuidados de Auxiliares de Enfermería y Sistemas Microinformáticos y Redes.

A pesar de todo, Pimec ve «insuficiente» la solución. La patronal de las medianas y pequeñas empresas considera que solo cubren una parte de las solicitudes y no garantiza plaza a quienes solicitaron cursar ciclos formativos de grado superior. En este sentido, el presidente de Pimec, Antonio Cañete, manifiesta que «tenemos una oportunidad y no nos podemos permitir que las personas de nuestro país no se cualifiquen en la formación que más oportunidades profesionales ofrece, por ser la mejor alineada a las necesidades de las empresas». Por ello reclama «soluciones urgentes y que den respuesta a todos».

Temas

Comentarios

Lea También