Los juguetes, "en huelga" para acabar con el sexismo

A menos de dos semanas de que Papá Noel envíe a los más pequeños sus regalos y abra el camino a la posterior llegada de los Reyes Magos, el escenario del Teatro de Títeres ha sido tomado por peluches

EFE

Whatsapp
Imagen del acto celebrado en Madrid. EFE

Imagen del acto celebrado en Madrid. EFE

Decenas de juguetes han protagonizado este domingo una "huelga" simbólica, convocada por el Ministerio de Consumo, en el Teatro de Títeres del parque del Retiro de Madrid para concienciar a la sociedad sobre el sexismo en la industria, y para denunciar que un juguete que solo divierte a niños, o exclusivamente a niñas, no es "feliz".

El acto ha sido el punto y final de una campaña ministerial que comenzó el jueves con una pegada de carteles en Madrid, Barcelona y Sevilla, que para el ministro Alberto Garzón lanza a la sociedad un mensaje "muy potente": que niños y niñas puedan jugar "libremente" con juguetes sin "estereotipos de género" y que, sobre todo, puedan "divertirse con total libertad y puedan así desplegar todas sus potencialidades en las edades adultas".

Garzón, que se ha mostrado "muy contento" por la "gran acogida" de la campaña, ha argumentado en declaraciones a los medios que la publicidad de los juguetes en edad infantil "también está mandando ese mensaje" sexista para el desarrollo de una identidad que "va a afectar cuando esas personas sean adultas".

Cree por ello que hay que seguir insistiendo en mensajes como el de esta campaña, porque "al final todos somos en alguna medida presas de prejuicios, de estereotipos", un hecho "especialmente preocupante" en la infancia, donde "podemos corregirlo".

De la misma opinión es Teresa, que ha acudido junto a su hija Claudia, de 7 años, porque "nos parecen todavía sexistas los anuncios y catálogos, y queremos intentar solucionar el tema para que en el futuro no haya estas distinciones".

"Me parece muy bien que se hagan este tipo" de campañas, especialmente para concienciar a los padres, que "son los que educan a los niños", ha explicado a Efe.

A menos de dos semanas de que Papá Noel envíe a los más pequeños sus regalos y abra el camino a la posterior llegada de los Reyes Magos, el escenario del Teatro de Títeres ha sido tomado por peluches, como Peppa Pig; muñecas y princesas Disney; superhéroes como Spiderman y Hulk; personajes de las sagas Star Wars y Toy Story; dinosaurios de todos los colores y tamaños, y coches o helicópteros, cuya huelga han secundado los niños y familiares que han ido llenando las gradas.

Tras amenizar la mañana con canciones e invitar a los pequeños a divertirse con los juguetes expuestos, el 'señor Oso' ha leído un manifiesto "en representación de todos los juguetes del mundo".

"Llevamos años soportando que nos encasillen, que nos digan que fuimos creados solo para jugar con niños o solo para jugar con niñas. Y no tiene sentido, no podemos más. Por eso decimos basta, basta de clasificarnos, basta de que tengamos una etiqueta que nos marque nuestro camino en la vida: juguetes para niños, y juguetes para niñas", ha rechazado.

Porque, ha añadido, "las cocinitas, los coches de carreras, los bebés llorones o los balones de fútbol tenemos derecho a jugar con el cien por cien de los niños y niñas, no solo con el cincuenta por ciento".

"Porque los juguetes, aunque estemos hechos de tela, de plástico, de hojalata, también tenemos nuestro corazoncito. Por eso hemos convocado una huelga simbólica, y con esta acción sin precedentes en el mundo queremos hacer reflexionar a la sociedad, queremos que se elimine el sexismo en los juguetes y que de una vez por todas acabemos con los estereotipos de género, porque un juguete que solo puede jugar con el cincuenta por ciento no es un juguete feliz", ha zanjado el 'señor Oso' antes de clamar junto al público que "jugar no tiene género" y que lo que buscan es "igualdad".

Después, los dos animadores del acto han ido enumerando, para aportar su "granito de arena" a la causa, cuentos e historias "de igualdad", como "Cuando las niñas vuelan alto", "¿Hay algo más aburrido que ser una princesa rosa?", "El caramelo de mora", "Está bien ser diferente" o "La pequeña Caperucita africana", y han narrado algunos de ellos.

Temas

Comentarios

Lea También