Mari Chordà: «Las mujeres también estamos muy presentes en el arte»

Artista y activista

NEREA SERRA

Whatsapp
Mari Chordà en el local que fundó en Amposta el 1968, 
el Llar. FOTO: JOAN REVILLAS

Mari Chordà en el local que fundó en Amposta el 1968, 
el Llar. FOTO: JOAN REVILLAS

El año 1968, cuando el país todavía estaba viviendo bajo la dictadura franquista, se fundó el Llar, un espacio cultural y reivindicativo en Amposta. Tras esta iniciativa se encontraba la artista y activista Mari Chordà (Amposta, 1942), con quien hablamos en este mismo espacio, que sigue en pie, sobre su vida y trayectoria artística.

Chordà comenzó a pintar de pequeña y des de entonces no ha parado. «Empecé cuando era muy joven, aquí en Amposta. Todavía tengo los diplomas de los concursos del Casino, donde estaba el escultor Soriano Montagut como jurado», recuerda la artista refiriéndose a uno de los concursos habituales en el Casino Instructivo y Recreativo de Amposta. Más tarde, se trasladó a Barcelona para estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes, donde empezó a experimentar con la creación de obras pictóricas sobre la sexualidad femenina y reafirmando sus reivindicaciones feministas que siempre la han acompañado, incluso des de edad temprana, y que han marcado su obra. Explica que «cuando estaba embarazada pensé que quería hacer un seguimiento, ver la evolución de mi cuerpo e hice una serie que se llamaba Retrats d’Embarassada. También he hecho muchas aproximaciones fantásticas a la vagina y a la vulva, que son más evidentes, pero tampoco son típicas» y añade que para crear siempre se ha basado en lo que «le pedía el cuerpo».

Su obra, en la que también se incluye la escultura, ha sido expuesta en lugares como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid y en Inglaterra, en la Tate Gallery, gracias a dos comisarias de arte inglesas que la descubrieron tras exponer en la muestra de León. En este sentido, Chordà, subraya que «las mujeres también estamos presentes en el arte, aunque el camino no es fácil. Este debe tener una concepción feminista, las artistas, las comisarias y todas las mujeres que hay detrás tienen mucha presencia para cambiar las cosas».

En sus acciones como activista, también se encuentra la creación del Llar, a finales de los años sesenta. «Pienso que en aquella época aquí en Amposta hubo un cambio muy grande. En el Llar había de todo, exposiciones, clases de dibujo, pintura, grabado... Fundar el local nos dio una sensación de estar trabajando por el pueblo. También nos interesaba mucho hablar con la gente, estábamos en el franquismo y una de las ideas era poder abrir el panorama político y creo que conseguimos mucho en este sentido». Explica la artista que no solo fundó el local, sino que también trabajó en su interior durante unos meses junto a un aprendiz de albañil para sacar la piedra de la pared y para hacer a mano unos taburetes que aún se conservan en la barra del local: «Trabajamos con ganas de tratar con los jóvenes, cambiar el carácter del pueblo». Este no fue el único espacio que Chordà fundó. En Barcelona, en el Raval, creó el Espacio La Sal junto a otras mujeres y justo delante una editorial donde editaban la agenda de la mujer y otras publicaciones como la colección cuadernos inacabados o Dones Clàssiques. «Queríamos mostrar que en la colección de Clàssics Catalans únicamente había dos mujeres. Es importante llevar a la actualidad las clásicas de un país», apunta.

En mayo del próximo año Chordà cumplirá ochenta años, pero dejar de pintar no entra en sus planes, de hecho afirma que quiere seguir creando y que todavía tiene «muchas ideas y ganas de hacer cosas». Para finales de este mismo mes de noviembre la artista inaugura una exposición en la Galería Mayoral de Barcelona y participará en una exposición col·lectiva en el Museo de Tortosa junto a otros 15 artistas. Además, para primavera se prevé la publicación de un libro sobre su vida y trayectoria escrito por la comisaria de arte y profesora de la URV Núria Gil.

Recientemente, Amposta le ha dedicado una plaza. El homenaje ha llegado después de que un estudio de bachillerato concluyera que las mujeres no están presentes en los nombres de los espacios públicos. Chordà se muestra feliz por el homenaje, sin embargo se pregunta «¿Dónde están las mujeres en el municipio?»

Temas

Comentarios

Lea También