Mezclar alcohol con bebidas energéticas aumenta el riesgo de accidentes

Así lo determina un estudio realizado por investigadores del Hospital del Mar

Diari de Tarragona

Whatsapp
Una bebida energética. DT

Una bebida energética. DT

Investigadores del Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mèdiques (Imim), del Instituto de Neuropsiquiatría y Adicciones del Hospital del Mar (INAD), de la Unidad de Resonancia Magnética del Servicio de Radiología del Hospital del Mar, del Institut de Recerca Germans Trias i Pujol (IGTP) y del CIBER de Fisiopatología y Nutrición (CIBEROBN) han determinado en un estudio que mezclar alcohol con bebidas energéticas puede provocar una predisposición a conducir a pesar de tener las capacidades "disminuidas".

El International Journal of Neuropsychopharmacology ha publicado los resultados del estudio que ha financiado la Dirección General de Tráfico (DGT) y en el que han analizado el comportamiento y reacciones de 16 voluntarios "jóvenes y sanos" a quien han suministrado diferentes bebidas en distintas sesiones, informa el Imim en un comunicado este jueves.

Los autores del estudio aseguran que la combinación de las dos bebidas provoca una "falsa sensación de seguridad" en las personas que las consumen y, por contra, sus capacidades para conducir un vehículo continúan afectadas por la ingesta de alcohol, ya que estas bebidas con alto contenido de cafeína no contrarrestan los efectos perjudiciales del alcohol.

A todos los voluntarios se les sometió a diversas pruebas subjetivas y objetivas para analizar su estado y rendimiento, así como a analíticas para comprobar sus concentraciones de alcohol y de cafeína en sangre. 

El resultado fue que, a pesar de que añadir las bebidas energéticas disminuía el efecto sedante del alcohol y "mejoraba ligeramente" el rendimiento de los voluntarios, sus concentraciones de alcohol en sangre continuaban indicando que no estaban en condiciones de conducir. 

De hecho, ellos mismos reconocen estar igual de embriagados habiendo ingerido solo alcohol o habiéndolo ingerido en combinación con diversas latas de bebida energética y, a pesar de ello, el efecto estimulante de las bebidas basadas en cafeína les hacía estar más predispuestos a conducir en caso de tener que hacerlo. 

Esto comporta un "riesgo elevado" de poder sufrir o provocar un accidente de tráfico porque las capacidades para conducir de los voluntarios estaban, según los investigadores, claramente afectadas por la ingesta alcohólica.    

Temas

Comentarios

Lea También