Gina y Pau: «Nuestra ilusión es tener una familia y poder disfrutarla» 

Creadores del proyecto Ilusión+

| Actualizado a 29 noviembre 2021 07:33
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Gina Córdova y Pau Torres se conocieron en China en 2006 y en 2007 ya se estaban casando. Ella, mexicana, estudió finanzas y estaba en el país asiático con una beca para aprender el idioma. Él, tarraconense e ingeniero de telecomunicaciones, trabajaba para una conocida empresa de ascensores.

En 2010 nació su primer hijo, Ferran, y en 2013, cuando Gina estaba embarazada de su segunda hija (Montse), Pau comenzó a tener unos problemas de movilidad que los médicos no sabían a qué atribuir. Regresaron a España en lo que en principio iba a ser una visita y ya no regresaron a China. A Pau le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica, ELA, una enfermedad progresiva del sistema nervioso que afecta a las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal y para la cual todavía no hay cura ni tratamiento.

Es el propio Pau quien nos recuerda que cada día se diagnostican tres personas con ELA en España; las mismas que fallecen. Se habla de una supervivencia media de tres a cinco años, pero Pau lleva más de ocho diagnosticado.

Si algo sorprende al escuchar a Pau y Gina es la forma como hablan de la enfermedad y su progresión. En ello, les cuenta Pau, les ha ayudado de una manera impagable la Fundación Miquel Valls. «Se anticipan a todo; aquí tenía la primera silla de ruedas antes siquiera de necesitarla; el colchón antiescaras...». «Y la grúa, sin la que yo no podría moverle», agrega ella.

Una vez en Tarragona comenzaron a darle vueltas a una forma de ganarse la vida con la que, además, poder colaborar con la labor de entidades como la Miquel Valls.

Amantes del vino, ya en China habían comenzado a darle vueltas a la idea de trabajar en la difusión de los vinos locales fuera. Esa fue la semilla de su proyecto Ilusión+ (www.ilusionmas.com), con el que embotellan vinos de seis bodegas de seis denominaciones de origen (Penedès, Montsant, Priorat, Catalunya, Navarra y Cava) y los venden por internet. Las bodegas «se volcaron con nosotros», recuerda Gina.

Los vinos solidarios llevan los nombres de los cuatro miembros de la familia y por cada botella se destinan 1 o 2 euros a cuatro fundaciones dedicadas a la investigación y el apoyo a afectados por enfermedades degenerativas: la Fundación Luzón, la Fundación Miquel Valls, Fundación Noelia y la Fundación Esclerosis Múltiple de Catalunya.

Emprendimiento y discapacidad

Para poner en marcha la idea de negocio entraron en el Aula de Emprendedores de Fundación Prevent y ESADE, especialmente dedicada a impulsar proyectos liderados por personas con discapacidad, donde se formaron durante seis meses. Desde entonces han continuado acompañándoles y asesorándoles.

A partir de la puesta en marcha del proyecto, Gina y Pau han seguido formándose en el mundo del vino. Los dos tienen el título de sumiller y ella, además, el diploma de vinos Wiset.

Además de vender los vinos, buena parte del proyecto se basa en organizar catas y eventos, así que la pandemia les afectó de lleno, aunque, una vez más, no gastan ni un minuto en lamentaciones.

El vino se ha integrado tanto en sus vidas que Gina ha puesto en marcha un podcast titulado ‘Catando tu mente’, en el que entrevista a bodegueros para tratar de descubrir «lo que hay detrás de cada botella, su carácter, lo que les hace especiales... Todo el trabajo que no se ve». Le brillan los ojos de ilusión cuando lo cuenta.

Últimamente han comenzado a asistir de nuevo a eventos y pese a que antes con Pau se apuntaban «a un bombardeo», como él mismo explica, ahora «la logística es un poco más divertida» por el aparataje de respiradores y demás que tiene que llevar consigo.

Cuando hablan del proyecto se ve que hay un trabajo muy concienzudo detrás, pero que es sobre todo la ilusión, como se titula su proyecto, lo que les mueve, así que les preguntamos ¿qué les ilusiona? Las respuestas son cosas sencillas: «Seguir adelante, tener una familia y disfrutarla... La vida misma».

Comentarios
Multimedia Diari