Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Miki Núñez, energía y buen rollo a raudales

Vibrante. El cantante de Terrassa se dejó la piel en el escenario ante una TAP que colgó el cartel de entradas agotadas

YOLANDA FERNÁNDEZ AZNAR

Whatsapp
Miki Núñez en un momento de su actuación del pasado viernes en la TAP. FOTO: Y. FERNÁNDEZ

Miki Núñez en un momento de su actuación del pasado viernes en la TAP. FOTO: Y. FERNÁNDEZ

El primer disco de Miki Núñez lleva por título Amuza, que significa diversión en esperanto, y de eso hubo, y mucho, el pasado viernes en Tarragona.

Ante una TAP completamente llena, el artista de Terrassa desplegó un derroche de energía envidiable que contagió a todo el público presente, adolescente en su inmensa mayoría. En poco más de hora y media Miki desgranó las canciones que componen su primer disco y versionó algunos temas de otros artistas como Alaska o Celia Cruz.

Comenzó el concierto con media hora de retraso, tras la actuación del telonero Cesc Sansalvadó, exconcursante de Factor X, que acompañará al cantante catalán en varios de sus conciertos.

Miki Núñez presentó una nueva versión de sus directos tras unos días de preparación y el resultado fue más que aceptable. El contenido de su repertorio fue mitad en catalán y mitad en castellano y en ambas lenguas el público coreó las letras a todo pulmón.

Inició con La última palabra y ya desde el minuto uno la entrega del artista fue total. Su ir y venir por el escenario y la pasarela que había en el mismo era continuo. ¡Agota solo de verlo! Tanto movimiento produjo algún pequeño fallo de sonido que Miki solventó sin problemas. La puesta en escena fue austera, sin muchos adornos, con un telón negro de fondo y las luces justas para que la banda compuesta por siete músicos y músicas y el cantante se lucieran. Tal vez un poco más de esfuerzo en este sentido se hubiera agradecido. Hoy en día es raro ver un escenario tan limpio, sin ninguna concesión al exceso ni al adorno. Alguna pantalla tampoco hubiera sobrado. Pero tampoco hagamos drama, cada uno tiene su concepto de espectáculo y es tan válido como cualquier otro.

Miki Núñez es un artista novel pero que ya tiene muchas tablas, no en vano ha sido nuestro último representante en Eurovisión.

Canciones como Nadie se salva, Gasolina, Per tu, Coral del arrecife o Una lluna a l’aigua fueron pasando por la garganta de Miki y de los miles de presentes el viernes en la TAP.

Uno de los momentos álgidos del concierto fue cuando a dúo con Salva Racero de los Lax’n’Busto, Núñez cantó Escriurem, una bella canción que puso al respetable con la piel de gallina.

Miki Núñez regaló al público tarraconense dos temas inéditos, que seguramente formarán parte de su nuevo trabajo, y dedicó uno de ellos a su padre, que cumplía años ese día. Ya para terminar y por si no habíamos dado bastantes botes y cantado suficiente, en el bis final interpretó tal vez sus dos temas más movidos: La venda, que fue la canción con la que nos representó en Eurovisión, y Celébrate. Dos canciones con un buen rollo y una energía insuperables. Es imposible permanecer quieta escuchando estos temas.

En definitiva, Miki Núñez llegó a Tarragona y triunfó ante un público fiel que agradeció la entrega del cantante. Salir de un concierto de Miki es salir con un chute de adrenalina mayúsculo.

¡A bailar!

Temas

Comentarios

Lea También