Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona El pleno de julio aprobará el primer plan de bibliotecas

TGN invertirá 400.000 euros para trasladar la biblioteca de Torreforta al mercado del barrio

El Ayuntamiento ultima el proyecto, que se espera que pueda ejecutarse a lo largo de 2018

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de la actual biblioteca de Torreforta

Imagen de la actual biblioteca de Torreforta

La ciudad de Tarragona contará a partir del próximo mes de julio con su primer plan de bibliotecas. Según ha podido saber el 'Diari', la Comissió Municipal de Cultural aprobará este mes el documento, que pasará por el pleno municipal de la Plaça de la Font en la sesión que se llevará a cabo en verano.

De esta forma, el Consistorio quiere dar un primer impulso al Pla de Foment de la Lectura que fue aprobado por unanimidad en el pleno municipal del 15 de abril de 2016, y que pretende potenciar los centros culturales de la ciudad ante las actuales dificultades económicas para poder cumplir con las previsiones que, en 2010, realizó la Generalitat de Catalunya en el Mapa de Lectura Pública de la ciudad de Tarragona. 

Biblioteca Pública
Actualmente, Tarragona sólo cuenta con la Biblioteca Pública y la de Torreforta. Foto: Lluís Milián

Ninguna nueva desde 1990

El documento elaborado por la concejalía de Cultura llega a raíz de la moción aprobada a instancias de Unió Democràtica, en la que el Saló de Plens declaró «el carácter prioritario del fomento de la lectura como un elemento formativo básico de la persona» y se recordaba que «desde 1979 sólo se ha construido una biblioteca nueva –la de Torreforta– en 1990».

Ahora, el concejal de Cultura -Josep Maria Prats (Unió)- quiere dar un primer paso para empezar a superar el "déficit existente" que tiene la ciudad en estos equipamientos. "La situación clama al cielo. Las bibliotecas son el fundamento de cualquier sociedad. Hasta ahora se había apostado por la exhibición, pero ésta será ahora gran prioridad a lo largo de los próximos años" afirma el edil democristiano, quien recuerda que "para muchos ciudadanos, la biblioteca es el único acceso que tienen a la cultura". 

Biblioteca Pública
Imagen de la Biblioteca Pública, situada en la calle Gasòmetre. Foto: DT

El primer paso que se realizará será trasladar la biblioteca de Torreforta al mercado del barrio, una actuación que ha sido largamente reivindicada a lo largo de los últimos años. En estos momentos los técnicos municipales están ultimando el proyecto, que prevé una inversión de 400.000 euros que se espera poder ejecutar a lo largo de 2018. El nuevo emplazamiento del Mercat está a escasos metros y se ve desde la sala infantil. Se trata de un espacio que en principio estaba destinado a acoger un supermercado pero que lleva unas dos décadas en desuso. Tiene unos 900 metros cuadrados, algo que permitiría a la biblioteca triplicar los 300 metros actuales que tiene. Este espacio cuenta con un fondo de 29.205 piezas y allí trabajan cuatro personas. 

Adaptar centros cívicos

El nuevo Servei Municipal de Lectura Pública se marca como un objectivo a corto plazo usar los centros cívicos de la ciudad como espacios bibliotecarios para compensar, en parte, el déficit actual. Estos podrían ser los casos de los espacios situados en los barrios de Bonavista, Sant Salvador, Llevant, Part Alta y Sant Pere i Sant Pau.

Biblioteca Pública
El nuevo plan tendrá vigencia hasta el año 2022. Foto: Lluís Milián

Por lo que se refiere a Sant Pere i Sant Pau, el punto de lectura se encuentra en un espacio de 120 metros cuadrados situado en los bajos del edificio Europa y cuenta con un fondo de 10.000 piezas donde únicamente trabaja un técnico auxiliar. «Este emplazamiento es insuficiente para el barrio. Ahora no podemos hacer una gran inversión, pero queremos ampliarlo» explica el edil democristiano. 

Finalmente, en la Part Alta el Consistorio negocia acordar con el Arquebisbat que la Biblioteca del Seminari amplíe su horario y acoja fondo municipal para ejercer las funciones de espacio bibliográfico de proximidad del Casc Antic. 

Josep Maria Prats
El concejal de cultura, a la izquiera, durante un pleno municipal. Foto: Pere Ferré

"Buscamos que las bibliotecas públicas fomenten la democracia y faciliten la cohesión social. Deben ser un punto de encuentro y de interacción y se una alternativa de ocio para las nuevas generaciones" indica Prats, quien afirma que la invesión que se llevará a cabo "dependerá de las posibilidades económicas" que el Consistorio tenga lo largo de los próximos cinco años. 

Temas

Comentarios

Lea También