Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

115 nuevos presos llegarán a la cárcel de Mas d'Enric en abril

La llegada de presos desde Barcelona y Lleida comenzará en 15 días

Àngel Juanpere

Whatsapp
Dos funcionarios en el interior de una de las celdas del módulo 4, el primero en acoger nuevos internos. Cada módulo de hombre cuenta con 64 celdas, cada una para dos presos. Foto: lluís milián

Dos funcionarios en el interior de una de las celdas del módulo 4, el primero en acoger nuevos internos. Cada módulo de hombre cuenta con 64 celdas, cada una para dos presos. Foto: lluís milián

El Centre Penitenciari de Mas d’Enric, en El Catllar, tendrá en septiembre 800 internos, frente a los 400 que hay en la actualidad. Esta transformación supondrá que llegue a aproximadamente el 80 por ciento de su ocupación. El cierre de la cárcel Modelo de Barcelona significará una redistribución de los presos entre diferentes centros catalanes, siendo el más implicado el de El Catllar. Ayer, el conseller de Justícia de la Generalitat, Carles Mundó, hizo una visita relámpago a dicha prisión –no acompañó a los periodistas en su recorrido por las instalaciones– para explicar in situ lo que ya había anunciado en la rueda de prensa en Barcelona el 20 de febrero.

El trabajo para acondicionar el módulo 4 –el primero de los cuatro que se abrirán progresivamente– se inició la semana pasada. Limpiar los cristales, pulir el suelo del interior o adecentar el patio son algunas de las operaciones que hacen los internos –ayer no se pudieron tomar imágenes de dichos presos en pleno trabajo–. Para Mundó, «no tenía sentido tener un centro nuevo, inaugurado hace 15 meses, infrautilizado» y que en cambio hubiese otro –la Modelo–, con 113 años, «que se cae a trozos».

Esta semana llegarán 45 trabajadores de los 160 que se incorporarán hasta septiembre, cuando la plantilla pasará a ser de 440 funcionarios. Posteriormente, del 3 al 13 de abril llegarán 115 internos procedentes de las dos prisiones de Brians y la de Ponent en Lleida. De los más de 400 que entrarán en el próximo medio año, más de la mitad son internos con vínculos en Tarragona. Si bien el conseller recalcó hasta en dos ocasiones que hay cuatro módulos funcionando y que se abrirán cinco, después le corrigieron en que se abrirán cuatro.


Condenas cortas
El primer módulo que abrirá puertas en abril será el número 4, que acogerá internos que gozan de permisos y cumplen condenas cortas. Esta semana un total de ocho reclusos trabajan en la puesta a punto de las instalaciones. Por su parte, el número 1 quedará como módulo de preventivos –ahora convivían con los penados–; el número 2 recibirá internos que sufren de adicciones, y en el número 3 estarán los reclusos que han cometido delitos violentos.

El director del centro penitenciario de Mas d’Enric, Francisco Romero, explicó que, posteriormente, decidirán cómo ocupan los módulos 5, 6 y 7 en función de las características de los internos que llegarán.

Respecto a las críticas de los sindicatos por la falta de personal en el centro penitenciario, el conseller aseguró que ahora habrá en las prisiones catalanas más personal que nunca. Añadió que muchas veces las protestas sindicales forman parte de su discurso, aunque añadió que las demandas siempre se estudian, para sentenciar que la prisión de El Catllar es «segura» . En referencia al interno que intentó evadirse la semana pasada de la Modelo y después subió al tejado, el responsable de Justícia dijo que no provocará cambios en la redistribución de internos.

Sobre el 80 por ciento de ocupación que habrá en septiembre, Mundó afirmó que se trata de un nivel que permitirá una «gestión óptima». En este sentido, recalcó que las prisiones catalanas cuentan «con todas las garantías de seguridad». También destacó que estos quince meses de funcionamiento del centro penitenciario de El Catllar han servido de rodaje.


El último escollo
La falta de una depuradora con gran capacidad para atender una prisión llena de reclusos era un importante escollo para que Mas d’Enric recibiera 400 internos más que los actuales en los próximos meses. Este mes, la nueva depuradora ha entrado en servicio en fase de pruebas y se prevé que en abril entre a pleno rendimiento.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También