Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

13 horas de trabajo y repartos a las once de la noche

Precarización y duras condiciones de trabajo entre los repartidores

Raúl Cosano

Whatsapp
El repartidor suele cobrar unos 70 céntimos por reparto. FOTO: FREEPIK

El repartidor suele cobrar unos 70 céntimos por reparto. FOTO: FREEPIK

El día a día deja situaciones de auténtica explotación para el trabajador, que llega a acumular jornadas laborales de hasta 13 horas. En ocasiones, tanto se ha prolongado el día que ha habido repartos intempestivos a las once de la noche.

A veces las jornadas comienzan a las seis de la mañana y se prolongan hasta cerca de la medianoche. Los conductores se ven obligados a comer y cenar en la misma furgoneta.

El repartidor suele cobrar unos 70 céntimos por reparto, siempre y cuando logre entregar el paquete en el domicilio. En total, fuentes del sector calculan que hay que hacer al menos 300 entregas al día para obtener un sueldo de unos 900 euros brutos al mes. «Con 70 céntimos, las cuentas no salen», admite un trabajador. 

Un reciente estudio de la Fundación Línea Directa sobre Seguridad Vial ha puesto el foco en los autónomos y ha determinado un incremento de los accidentes. El informe apunta a que hay un «importante aumento» del número de automovilistas que alquilan una furgoneta «sin tener preparación, generalmente para realizar una mudanza o porte». «No puede ser que cualquiera coja un vehículo y se ponga a repartir», agrega Josep Lluís Aymat desde la FEAT. 

Según el estudio, el aumento de los accidentes con estos vehículos no se explica solo por su mayor presencia en calles y carreteras sino también por las abundantes deficiencias en el manejo y mantenimiento de las furgonetas. 

En el caso de los repartidores, «aparcan en cualquier sitio» (dobles filas, aceras, pasos de peatones) y ponen en peligro a los demás, según el 81% de los conductores encuestados por Línea Directa, y «se distraen mucho» al volante con los móviles y GPS, según el 72%. Los propios chóferes profesionales reconocen el endiablado modo de trabajo. En el citado informe admiten que no respetan las normas de seguridad al colocar la carga (53%), que tienen jornadas laborales de 8 a 12 horas en un 10% de los casos y que el 35% va estresado por la presión de las horas de entrega. Es la cara oscura y turbia que se esconde tras la comodidad de recibir en casa lo que compramos. 

Temas

Comentarios