2.653 ERTE en Tarragona por la segunda ola

El segundo cierre envió entre octubre y noviembre a 14.335 tarraconenses a un expediente de regulación. La desescalada permite volver al empleo a muchos

Raúl Cosano

Whatsapp
Carlos Badia, propietario del restaurante La Pepita, en la Plaça Verdaguer de Tarragona, en la reapertura.  FOTO: PERE FERRÉ

Carlos Badia, propietario del restaurante La Pepita, en la Plaça Verdaguer de Tarragona, en la reapertura. FOTO: PERE FERRÉ

El Ingreso Mínimo Vital viene a cubrir aquellas situaciones de necesidad extremas que incluso quedan fuera de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Ese mecanismo, tan habitual durante 2020, ha sido muy utilizado en Catalunya en los dos últimos meses, debido a las restricciones y los cierres de sectores como la hostelería, la restauración o el comercio, a fin de contener la expansión del virus.

Así, desde el 15 de octubre hasta finales de noviembre ha habido 2.653 expedientes nuevos, coincidiendo con esta segunda ola de la Covid-19 que ha obligado a un nuevo parón económico, menos generalizado pero igual de intenso y doloroso para algunos sectores. De esos expedientes, la gran mayoría han sido en el Camp de Tarragona, la región con un mayor tejido económico y productivo: 2.063. El resto se han aprobado en Terres de l’Ebre: 589, según los datos hechos públicos por el Departament de Treball. En total, ha habido 14.335 tarraconenses afectados, 12.260 de ellos en el Camp y 2.075 en las comarcas ebrenses. En Catalunya, los expedientes en este mes y medio se han elevado a los 20.782, afectando a 145.268 personas.

Desafectación progresiva

Estas cifras llegaron a su tope hace una semana, justo antes de que el pasado lunes comenzara la primera fase de la desescalada que se está llevando a cabo en Catalunya y que supondrá una progresiva reapertura de negocios. Desde entonces, numerosos establecimientos –desde bares a restaurantes, pasando por gimnasios– han ido desafectando a sus empleados en función de las necesidades, una vez se ha permitido poder abrir de nuevo al público gracias a que la situación epidemiológica ha mejorado. Seguirán saliendo en las próximas semanas, conforme se vaya avanzando en las distintas fases de la desescalada.

Esta afectación, sumada a la derivada del primer confinamiento de marzo y abril, ha hecho que más de 80.000 trabajadores de la provincia se hayan visto en un ERTE este año.

Temas

Comentarios

Lea También