Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

36 empresas de Tarragona han trasladado su sede social desde el referéndum

Por contra, otras cinco han venido. Las patronales afirman que existe una «seria preocupación» por la inestabilidad política que vive Catalunya 

Núria Riu

Whatsapp
Una oficina de Banc Sabadell

Una oficina de Banc Sabadell

Primero fue el Banc Sabadell; después, CaixaBank, y a partir de allí, un goteo imparable de sociedades ha anunciado el cambio de sede social desde que se celebró el referéndum el pasado día 1-O. Y la pequeña y mediana empresa no vive ajena a la situación. Los primeros datos sobre el calado de esta situación en la provincia de Tarragona los daba a conocer ayer el Colegio de Registradores de España, según el cual 36 sociedades se han ido a otro registro mercantil fuera de Catalunya. Los datos recogidos son hasta el martes de esta semana y puede comprobarse que la cifra más elevada, nueve, se asumió el once, el día siguiente de la comparecencia del president Carles Puigdemont en el Parlament de Catalunya. Esta semana, la cifra se estaba reduciendo, a la espera de lo que acabe pasando en los próximos días. 

Los datos de los registradores españoles proceden del registro mercantil, por lo que se estima que el dato definitivo puede ser incluso superior, ya que pueden darse casos en los que el empresario ha hecho los trámites notoriales y no lo ha publicitado. 

Tarragona representa el 4,47% del total de sociedades que han cambiado su domicilio en Catalunya en lo que va de mes. Ayer mismo el Colegio de Registradores actualizaba la cifra total de las cuatro demarcaciones catalanas, que ya llega a las 917 compañías.  

En busca de la tranquilidad
Las patronales y cámaras de comercio coinciden en que la situación que perciben es de «preocupación». «La inquietud alrededor del mundo empresarial es evidente. El desorden es generalizado, la incertidumbre, de primera magnitud, y si escuchas la tele puedes volverte loco», lamenta el presidente de la patronal Cepta, Josep Antoni Belmonte

Belmonte: "El gallinero está alborotado y esto, además de no tranquilizar a nadie'

Más allá de unas cifras «sin indicios de credibilidad», Belmonte alerta de la situación que puede producirse. «Yo la información no sé de dónde la sacan, porque aquí al final ya no sabes a quién creerte. El gallinero está alborotado y esto, además de no tranquilizar a nadie, deja entrever que el barco está parado».

Los datos del registro mercantil también hablan de altas. En este mismo periodo se han dado de alta cinco notificaciones de otros registros de fuera de Catalunya. Un aspecto sobre el que habla el presidente de la pequeña y mediana empresa (Pimec) en Tarragona, Josep-Joaquim Sendra, «debemos tener confianza en la capacidad productiva de Catalunya». 

Sendra: "Está claro que la situación actual preocupa, pero estamos acostumbrados a luchar duro'

Sendra argumenta que los empresarios también están esperando que «se resuelva la situación mediante el diálogo». «Más allá de todo esto, la pyme sigue trabajando intensamente todos los días. Hemos salido de una crisis muy dura después de ocho años y en la que han desaparecido muchas empresas. Está claro que la situación actual preocupa, pero estamos acostumbrados a luchar duro», manifiesta el representante en las comarcas del sur de Catalunya de esta organización empresarial.
 

También las cámaras de comercio han constatado la inquietud de las empresas afiliadas. Y, más allá de los cambios de sede, el presidente del la Cambra de Tarragona, Andreu Suriol, asegura que está más inquieto por las inversiones que estaban previstas o que se esperaba que se anunciaran en los próximos días y que están en el aire. «Hay millones en inversiones paradas», lamenta Suriol.

De Guindos: "Es solo un aperitivo si la independencia llega a concretarse'

El representante cameral recuerda que la misión de las cámaras es «velar» por los intereses de las empresas en el territorio. En este sentido, Suriol defiende que «nos hubiera gustado que el Procés nos hubiera escuchado y tenido en consideración, porque nosotros representamos a la economía del territorio».


De Guindos: ‘Solo es el aperitivo’
Las derivadas económicas de esta situación ha hecho que los movimientos empresariales se hayan convertido en otra de las pugnas entre el Gobierno y la Generalitat. Así lo demostró ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos, quien advirtió de que el cambio de domicilio social registrado por centenares de compañías es solo «un aperitivo si la independencia llega a concretarse».                      

Las palabras del ministro sonaron a un aviso a navegantes. «No hay sociedad que prospere sin un marco jurídico estable», indicó De Guindos en el Congreso durante el debate y votación del decreto ley –apoyado por PSOE y Ciudadanos– que agiliza el traslado del domicilio social sin necesidad de que sea aprobado por la junta de accionistas de la compañía.

Temas

Comentarios

Lea También