600 euros para la lucha contra el cáncer

Caminada Solidària. Esta iniciativa fue llevada a cabo por cinco alumnos de La Salle Torreforta. También se realizó una comida popular y un bingo con sorteo

Laura Rovira

Whatsapp
Los participantes en el tramo final de la caminata, llegando al colegio. FOTO: Laura Rovira

Los participantes en el tramo final de la caminata, llegando al colegio. FOTO: Laura Rovira

La Salle Torreforta abría sus puertas este domingo a la solidaridad y al voluntariado con una caminata organizada por cinco alumnos de cuarto de la ESO para recaudar fondos para la asociación de La Lliga contra el Càncer. 

Esta iniciativa forma parte del temario del curso en que año tras año, La Salle Torreforta enseña en valores a través de proyectos muy especiales creados por los propios alumnos. En este caso, los responsables de que la rambleta de Torreforta retumbara con una pequeña charanga y se llenara de grandes y pequeños caminando con mucho ritmo por una buena causa son: Iris, Marc, Alex, Rubén y Sergio. Estos cinco alumnos han formado un equipo de trabajo muy unido y que ha conseguido que, a pesar del calor, el patio del colegio tuviera la vida de un lunes siendo domingo. «Estamos muy contentos, la respuesta de la gente ha superado nuestras expectativas», comentaba Iris.

Marc, Rubén, Iris, Alex y Sergio, los organizadores de la Caminada Solidària. FOTO: Laura Rovira

El Quimet, el gegant particular del colegio y al que consideran el hermano mayor de todos los alumnos, era el guía de las decenas de personas que participaron en este recorrido solidario dando la vuelta al barrio, pero quien de verdad llevaba el peso del liderazgo era Izan, uno de los alumnos de La Salle Torreforta que llevaba a Quimet en sus hombros. «Ya estoy acostumbrado, son muchas veces de ponerme ahí abajo y además si es por una buena causa, lo hago encantado», comentaba Izan. Esta iniciativa iba más allá de la caminata que empezaba puntualmente a las 12 del mediodía, ya que después, todos los participantes comían juntos en el colegio compartiendo menú con lo que aportaba cada uno. La jornada terminaba  a las 16 de la tarde con un bingo en el cual se sorteaban todo tipo de productos que los alumnos recolectaron de las tiendas del barrio. «Sobre todo se trata de fomentar este tipo de acciones solidarias en el barrio y desde la escuela, es muy importante que se conciencien en este tipo de valores desde pequeños», comentaba Toñi, una de las madres encargadas de ayudar en este proyecto y que colaboró como una organizadora más.

El proyecto ha recaudado 600€ a través de los donativos de 6€ por participación. Así pues, el barrio de Torreforta puede sentirse orgulloso de las nuevas generaciones que gracias a este tipo de iniciativas promueven una mayor concienciación social a los futuros mayores que tienen la posibilidad de cambiar las cosas.

Comentarios

Lea También