Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

7 consejos antes de apuntar a tus hijos a las actividades de verano

Diari de Tarragona

Whatsapp
Lo que necesitas saber para apuntar a tus hijos en un esplai, casal o campamento. Foto: DT

Lo que necesitas saber para apuntar a tus hijos en un esplai, casal o campamento. Foto: DT

Edades
No se puede hablar de edades idóneas para ir a un casal o casa de colonias. Lo importante es que los objetivos y contenidos se adecuen a las edades de los niños. Por lo que respecta a niños, pueden empezar a ir a los casales desde los 3-4 años y a colonias de verano a los 5-6.

Prioridades
Que sean actividades que le gusten al niño. Ya que los gustos son infinitos, lo más importante es que los niños se diviertan y puedan seguir aprendiendo al tiempo que pueden evadirse de la presión del curso escolar.

Si no quiere ir
Es posible que algunos niños se muestren poco dispuestos a dormir fuera de casa. Suele ser porque les cuesta alejarse de sus vínculos más cercanos. Una manera de combatir este miedo y que se muestren más receptivos es ofreciéndoles ‘invitaciones progresivas’ a dormir fuera de casa durante el curso, ya sea en casa de amigos o familiares.

¿Cómo prepararlos?
Es importante que los niños se sientan partícipes de la actividad. Implicarlos en la experiencia, ayudando a preparar la mochila o el material. Se trata de no insistirles en exceso e involucrarlos para que incluso la preparación de la actividad sea divertida.

Informarlos
Cuando los niños se van de colonias es clave que sepan algunas informaciones respecto al lugar al que irán para que se sientan más seguros. Son aspectos como las horas de distancia, el lugar al que viajarán, las noches que dormirán fuera de casa y el día de vuelta.

¿Cómo lo viven?
Para un niño, ir a una casa de colonias es un cóctel de emociones: ganas, nervios, miedos, aventura, conocimiento, descubrimiento, añoranza, exaltación, nuevas personas, etc. Pero suelen disfrutar la experiencia sobre todo si se marchan a lugares diferentes de donde residen. Un casal no es tan excitante; cómo no duermen fuera, suele ser como un juego.

¿Y los padres?
Hay padres y madres a los que les entra ansiedad cuando sus hijos se van de colonias. No depende solo de ellos, también del niño: se suele sufrir más si el niño es más miedoso o inseguro. Hay que vivir la situación con normalidad, recordar cómo se sentían ellos de pequeños al ir de colonias y aprovechar esos días para hacer actividades que no pueden llevar a cabo con los niños.

Temas

Comentarios

Lea También