Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Educación

800 alumnos descubrirán Tarragona sin soltar el móvil

El proyecto ‘mEduTarraco’ traerá a Tarragona a alumnos de municipios vecinos y también locales que por un día recorrerán la ciudad usando sus teléfonos para descubrir secretos y superar pruebas

Norian Muñoz

Whatsapp
Imagen de alumnos que participaron en la Tarraconada el año pasado.

Imagen de alumnos que participaron en la Tarraconada el año pasado.

En muchas escuelas e institutos los teléfonos móviles se relacionan con una única palabra: problemas. No obstante, esos pequeños ordenadores de bolsillo no siempre son el enemigo. Es justo lo que descubrirán los casi 800 alumnos de 18 escuelas e institutos de diez municipios vecinos y de la propia ciudad de Tarragona durante el mEduTarraco que se celebrará en Tarragona el próximo 8 de marzo.

Esta ‘movida’ educativa se organiza por segunda vez en la ciudad. El año pasado se tituló ‘Tarraconada’ y se inspiró en lo que ya se hace en otras ciudades catalanas como la ‘Barcelonada’ que comenzaron a organizar profesores de Manresa con el objetivo de enseñar a sus alumnos a moverse por la capital catalana.

En el caso de Tarragona la idea parte de Xavier Suñé, técnico de la Secció de Serveis Educatius i Formació Permanent dels Serveis Territorials d’Ensenyament, y cuenta con la contribución voluntaria de una quincena de profesores de diferentes municipios y también de la URV. Cuentan, además, con el apoyo y financiamiento del Ayuntamiento a través Institut Municipal d’Educació, IMET.

¿Recuerda la caza de Pokémons?

Digamos que el ‘mEduTarraco’, que es como se llama este año, utiliza la ciudad de Tarragona como el gran tablero de un juego de pistas, pero en el que hace falta el móvil para moverse, descubrir secretos y superar pruebas. Recuerda, en algo, a la fiebre planetaria por cazar Pokémons, pero esta vez con un sentido, además de lúdico, educativo. Suñé apunta que es una forma de educar a los alumnos en un uso responsable de los dispositivos. 

La mecánica esta vez será la siguiente: los alumnos desde 5º de primaria hasta primero de bachillerato se reunirán en el Palau de Congressos y, a partir de allí, en grupos de cinco, deberán ir a recorrer distintos sitios de la ciudad en función de su nivel educativo. Les acompaña un profesor, pero tienen que valerse por ellos mismos. No se tratará sólo de edificios patrimoniales, les puede tocar, por ejemplo, acercarse al campo del Nàstic.

Imagen de la Tarraconada del año pasado.

Tras las pistas de un enigma

La idea general del juego es completar todas las viñetas de un cómic. Hay tres historias, una para 5º y 6º de primaria, una para 1º y 2º de la ESO y una tercera para 3º y 4º de la ESO y 1º de bachillerato. Las historias, con la ciudad de Tarragona como centro, fueron creadas por tres alumnos de Torredembarra, Valls y Reus y elegidas en un concurso previo.

Partirán con un mapa en papel que les entregarán los profesores y cuando lleguen a una zona cercana al punto elegido, automáticamente la aplicación que se han descargado previamente les da información del punto y les dice las actividades que tienen que hacer allí. Además de informarse tendrán que hacer actividades multimedia, una diferente en cada punto: una foto, una selfie, registrar en vídeo o audio una entrevista... y compartirlo con el hashtag #medutarraco, porque paralelamente también habrá un concurso para elegir los mejores materiales. Después de esto recibirán pistas para poder descubrir un elemento que se encuentra en la vía pública pero que no es demasiado evidente. Para ello contarán con la ayuda de una brújula y un medidor de distancias.

Una vez descubierto el enigma deberán responder cuatro preguntas del punto de interés. Son preguntas competenciales, es decir, no aparecen en internet sino que los alumnos tienen que sacar sus propias conclusiones, por ejemplo, en base a cálculos que han hecho. Son preguntas que obligan a utilizar competencias de lenguas, matemáticas y otras asignaturas, como comenta Maria Luisa Forjan,  una de las profesoras voluntarias. 

En cada punto se pueden conseguir cuatro viñetas, con lo cual, acabados los 4 puntos, tendrán las 16 viñetas completas y, la meta esperada: el final del cuento.

La plataforma tecnológica del juego es el Mobile History Map, MHM, una aplicación móvil y plataforma de georreferenciación que permite a los alumnos crear contenidos de forma colectiva sobre puntos de interés.

Los profesores voluntarios llevan más de seis meses trabajando en el juego y la semana pasada se reunieron una cincuentena para ultimar los detalles. Así que ya sabe, si el 8 de marzo ve por la calle a niños y adolescentes por la ciudad mirando al móvil piense bien, se están educando.

 

Temas

Comentarios

Lea También