Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

A cien días de las elecciones más abiertas desde 2003

Incertidumbre. Por primera vez desde que es alcalde, Josep Fèlix Ballesteros (PSC) afronta unas municipales sin la victoria asegurada

Octavi Saumell

Whatsapp
El Saló de Plens de la Plaça de la Font afronta el próximo 26 de mayo las elecciones con más incertidumbre de los últimos años. FOTO: Pere Ferré

El Saló de Plens de la Plaça de la Font afronta el próximo 26 de mayo las elecciones con más incertidumbre de los últimos años. FOTO: Pere Ferré

Hoy faltan justo cien días para que se celebren las elecciones municipales del próximo 26 de mayo. En el Saló de Plens, la cita con las urnas de este año se perfila como la más abierta desde los comicios del 25 de mayo de 2003, los últimos en los que se presentó el anterior alcalde: Joan Miquel Nadal (CiU). En esa ocasión, el entonces líder convergente afrontaba la reelección tras 14 años al mando, después de la moción de censura que le coronó el 17 de agosto de 1989 en detrimento de Josep Maria Recasens (PSC).    

En 2003, y después de haber pasado de los 14 ediles logrados en 1991 a los 11 de 1999, Convergència i Unió llegaba a las elecciones sin la victoria asegurada por primera vez en una década ante el creciente impulso del nuevo candidato socialista: Josep Fèlix Ballesteros. Prueba de ello fueron los resultados de esa noche electoral, que se decantaron a favor de los nacionalistas por sólo 1.175 votos: 19.569 de CiU por los 18.394 del PSC. Estos registros permitieron que los diez concejales de CiU pudieran sumar mayoría con los cuatro del PP, dejando en minoría los 13 que obtuvieron las fuerzas del tripartito: 9 del PSC, 2 de ERC y 2 de ICV.    

El punto de inflexión: Inipro
Ahora –como en 2003– no hay un ganador por adelantado, después de los 12 años de un gobierno socialista que ha pasado de los 13 ediles sumados en 2007 a los nueve de 2015. Ballesteros –en su última cita como número uno socialista– se encuentra, pues, en la misma situación en la que estuvo Nadal justo antes de su despedida. De hecho, las encuestas que manejan las formaciones con representación en la Plaça de la Font indican una tendencia al alza de Ciutadans y Esquerra, que podrían discutir la victoria a Ballesteros. 

PSC, PP, ERC, PDeCAT y CUP ya tienen alcaldable. Viñuales (Cs) será designado en marzo

A cien días para los comicios, wl PSC ya tiene clara su candidatura –que presentará un mínimo de cuatro novedades entre los nueve primeros puestos de la lista, con un líder vecinal de Ponent y un experto en la administración–, si bien su suerte dependerá de la instrucción del caso Inipro, denunciado por la CUP. Las repercusiones en las urnas pueden ser impredecibles si el juzgado y la Audiencia Provincial rechazan sus recursos y le envían a juicio oral, lo que –además– podría obligarle a dimitir. 

Por contra, el camino para el candidato socialista podría allanarse de manera considerable para su tercera reelección si finalmente se le aparta de la causa y llega a los comicios del 26 de mayo como desimputado. El juez podría marcar el punto de inflexión de las próximas municipales.   

Ciutadans busca «profesionales»
La segunda fuerza electoral –Ciutadans– es la formación que se lo toma con más calma para confirmar a su candidato. Fuentes de los naranjas indican que Rubén Viñuales será presentado oficialmente el próximo mes de marzo. Los liberales buscarán a «técnicos profesionales» para afrontar un mandato en el que su objetivo será formar parte del gobierno, ya sea con la alcaldía o con concejalías de relevancia. 

Dídac Nadal (PDeCAT) explica este miércoles su proyecto de ciudad en su primera conferencia 

En el lado unionista, el Partit Popular es la formación que experimentará un mayor cambio, ya que José Luis Martín afronta el difícil reto de suplir a Alejandro Fernández, ahora presidente del PP Català. Martín, concejal desde 2007, apuesta por mantener a todo su actual equipo (Inma Rodríguez, Josep Acero y Elisa Vedrina)  y tirará de la gestión de las áreas que ha liderado desde 2016 para hacer frente a la pujanza de Ciutadans y de Vox. 

La gran duda es si Tarragona en Comú y Podemos concurrirán conjuntamente a los comicios. La líder de los Comuns, Carla Aguilar, afirma que las conversaciones van por buen camino, si bien desde la formación morada hay un sector que se opone a su candidato: Hermán Pinedo. 

La duda del juicio a los presos
En el lado soberanista, ERC es la formación que parece que llega con la sigla en un mejor estado de salud. Pau Ricomà busca para su candidatura a un representante vecinal, así como una persona relacionada con la comunidad foránea. La coincidencia con el juicio a los políticos presos, con Junqueras a la cabeza, puede impulsar a su electorado. 

Por su parte, Dídac Nadal se estrena con el PDeCAT, que en las municipales podría presentarse como Junts per Tarragona. El hijo del exalcalde lpronuncia una conferencia el miércoles en el vestíbulo del Teatre Tarragona para exponer su proyecto de ciudad. 
En la CUP no ha habido sorpresas y Laia Estrada repetirá como candidata. La formación anticapitalista sitúa en los tres primeros puestos a tres mujeres, en su prioridad para apostar por la igualdad, el feminismo, la transparencia y la gestión directa de los servicios públicos. Los cupaires inician el 26 de febrero las asambleas abiertas en nueve barrios, en el que será el inicio del camino de cara a un incierto 26 de mayo en el que todo parece posible.     

Temas

Comentarios