A juicio por importar esteroides anabolizantes para venderlos

Son productos no autorizados en España. El fiscal pide dos años y tres meses de prisión

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
En viales de este producto se encontró una bacteria aerobia multirresistente. FOTO: DT

En viales de este producto se encontró una bacteria aerobia multirresistente. FOTO: DT

Un hombre que presuntamente importaba anabolizantes desde Portugal –no autorizados en España– y donde en algunos se encontraron microorganismos se enfrenta a dos años y tres meses de prisión y multa de 2.700 euros por un delito contra la salud pública. Además, la Fiscalía solicita para él la inhabilitación para cualquier profesión u oficio relacionado con la importación, exportación, venta, distribución o comercialización de productos farmacéuticos durante dos años.

El Ministerio Público, en su escrito de acusación, apunta que el acusado, desde junio de 2018 hasta julio de 2020, habría estado importando –principalmente de Portugal– y posteriormente distribuyendo sustancias anabolizantes y medicamentos no autorizados. Todo ello careciendo de formación sanitaria y no contaba con licencia o permiso alguno.

Para realizar los pedidos, el encausado utilizaba un número de teléfono que iba a nombre de otra persona, quien no tiene relación alguna con la actividad del acusado. Entre el 18 de julio de 2018 y enero de 2020, el procesado, a través de dos compañías de paquetería, recibió 50 paquetes de sustancias no autorizadas. El importe era superior a los 33.000 euros.

Además, el acusado, en su domicilio, el 8 de mayo de 2020, importó de Portugal un paquete con nueve viales de ampollas inyectables y una cantidad indeterminadas de comprimidos. El 14 del mismo mes recibió otro con 12 viales y 29 ampollas inyectables, además de dos bolsas con comprimidos. Y el día 21 un paquete con dos viales, cinco ampollas inyectables de mayor tamaño, múltiples de menor y cuatro frascos con comprimidos.

El 15 de julio de 2020, el procesado fue detenido tras haber recogido dos paquetes importados de Portugal por importe contrarreembolso de 1.227,5 y 1.112 euros, material que fue requisado por los policías. Asimismo, en el vehículo del sospechoso fueron encontrados 1.500 euros, procedentes de la distribución de las sustancias.

Al día siguiente se abrieron los dos paquetes. En su interior había diferentes tipos de esteroides –principalmente de nandrolona– y un medicamento que se utiliza para convertir andrógenos (hormonas producidas por las glándulas adrenales) en estrógenos. Ninguno de los 30 medicamentos recibidos está autorizado en España de manera que su comercialización resulta absolutamente clandestina. Además, lo introdujo en el país de forma ilegal. Ello, según la Fiscalía, constituye un riesgo para la salud de las personas, ya que se desconoce la calidad de sus ingredientes al no tener información sobre los materiales empleados en su fabricación, no solo de los principios activos sino también de los excipientes –los aditivos que se añaden al principio activo para darle forma, conservarlo, facilitar su ingesta o regular su actividad en nuestro organismo–.

Tampoco se conoce la información sobre las empresas implicadas en la fabricación, ni la calidad de sus estándares de referencia si han sido utilizados. Tampoco el cumplimiento de las normas sobre su distribución, ni si se han mantenido las condiciones adecuadas de almacenamiento y conservación, así como la ruta de suministro.

En los ensayos de esterilidad se detectó que en el medicamento Genx-Tropin –hormona del crecimiento– había contaminación por un microorganismo GRam positivo, concretamente Bacillus cereus –una bacteria que causa envenenamiento por consumo– y en Pregnyl 5000 había Gram negativo, concretamente Stenotrophomonas maltophilia – una bacteria aerobia y patógeno humano multirresistente–.

Temas

Comentarios

Lea También