Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

A juicio por matar a un hombre de 89 años en un 'tirón' para robarle 10==euro==

Abordó al anciano en el ascensor de su portal, lo tiró al suelo violentamente, lo zarandeó y le desgarró el pantalón
Whatsapp
Los hechos se produjeron en un portal de la calle Reding, donde vivía la víctima. Foto: Pere Ferré

Los hechos se produjeron en un portal de la calle Reding, donde vivía la víctima. Foto: Pere Ferré

Un ciudadano marroquí se enfrenta a un total de 19 años de prisión por haber efectuado, presuntamente, un robo por el procedimiento del tirón en la calle Reding de Tarragona. Durante el forcejeo, la víctima, de 89 años de edad, cayó al suelo y murió semanas después, supuestamente a consecuencia del golpe sufrido. El caso llegará próximamente a juicio en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona. El fiscal acusa a Abderrahmane el O. de un delito de robo con violencia –por el que solicita cinco años de cárcel– y otro de homicidio –por el que pide 14–. En ambos casos se le aplica la circunstancia agravante de abuso de superioridad. Además, el acusado se enfrenta al pago de indemnizaciones millonarias para la viuda y las dos hijas del fallecido.

Abderrahmane el O. se encuentra residiendo legalmente en España –desde el 18 de septiembre de 2013 está en prisión preventiva–. Sobre las siete y media de la tarde del 16 de septiembre de 2013 se dirigió a la calle Reding, en el centro de la ciudad. Allí se encontraba paseando confiadamente la víctima, Antonio Escobar, un hombre de 89 años de edad, que se dirigía a su domicilio.

 

En el ascensor

Cuando la víctima abrió el portal, el acusado se introdujo también en el interior. Ambos llegaron hasta el ascensor, donde se introdujo la víctima. En este momento el procesado se abalanzó sobre el anciano, le agarró fuertemente para sacarlo del ascensor. Lo zarandeó y lo tiró al suelo violentamente, lo que provocó que la víctima se golpeara fuertemente. A continuación le desgarró el pantalón para apoderarse de cualquier objeto de valor que portara. Finalmente consiguió arrebatarle diez euros que llevaba en el monedero.

Tras la agresión, la víctima y su sobrino acudieron a la comisaría de Mossos a denunciar los hechos. Describió a su agresor como un hombre que llevaba tejanos, una camiseta azul, cabello corto y una cicatriz en la parte posterior de la cabeza que le resaltaba mucho.

Tras recibir el aviso, una patrulla de la Guàrdia Urbana decidió dar una vuelta por los alrededores de la estación de Renfe. Cuando los agentes se hallaban en el andén vieron a una persona cuyas características coincidían con las del agresor. El sospechoso aseguró que estaba de paso en la ciudad de Tarragona, a la que llegó en tren desde Barcelona, y quería continuar su ruta hasta Reus.

 

Confesión

Los guardias registraron al hombre y encontraron un billete de 10 euros. Cuando le dijeron que lo identificaban como sospechoso de un robo y que esperaban que Mossos confirmaran si era él o no, el joven se puso a llorar y reconoció los hechos. Dijo textualmente: «Sí, he sido yo el que ha robado al señor. Diez euros le he quitado, están en la cartera, detenedme», a la vez que hacía los gestos para que los guardias le pusiesen los grilletes.

Al parecer, un testigo –vecino de la misma calle– también reconoció al detenido como el autor del robo violento.

No fue hasta al cabo de dos días cuando la víctima se comenzó a sentir mal y fue ingresada. Como consecuencia de la agresión, sufrió lesiones graves, que requirieron tratamiento médico quirúrgico. Posteriormente ingresó en el hospital sociosanitario, donde necesitaba cuidados paliativos. Dos semanas después, a las seis de la tarde del 2 de octubre, Antonio falleció.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También