A juicio un hombre de 76 años acusado de apuñalar a su esposa por no darle paté

La mujer no le quiso servirle debido a su precario estado de salud. El hombre se enfrenta a nueve años y once meses de prisión

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Los hechos ocurrieron en un domicilio del barrio de Sant Salvador. FOTO: LLUÍS MILIÁN/DT

Los hechos ocurrieron en un domicilio del barrio de Sant Salvador. FOTO: LLUÍS MILIÁN/DT

Un hombre de 76 años presuntamente amenazó de muerte a su esposa y después la apuñaló en el tórax porque ella se negó a servirle paté debido a que el hombre tiene un delicado estado de salud. Así lo sostiene la Fiscalía de Tarragona en su escrito de acusación contra el acusado, un ciudadano español sin antecedentes penales. El individuo se enfrenta a nueve años y once meses de prisión por un delito de tentativa de homicidio, con la agravante de parentesco. El juicio por este caso tendrá lugar en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona.

El Ministerio Público, en sus conclusiones provisionales, relata que el acusado ha mantenido una relación de matrimonio con convivencia durante 53 años con la denunciante, con domicilio en el barrio de Sant Salvador. Sobre las dos de la tarde del 10 de enero de este año, el hombre se encontraba comiendo con su esposa en la cocina de la casa familiar. «Dado el delicado estado de salud del acusado, la Sra. (...) se negó a darle paté». La reacción del encausado fue comenzarla a insultar y a amenazarla de muerte. Mientras estaba sentado en la silla, le propino un puñetazo.

Acto seguido, mientras el hombre tenía en su mano el cuchillo que utilizaba para comer, le dijo que la iba a matar y que la iba a pinchar. La mujer, atemorizada por la actitud del acusado, se levantó con la intención de salir del domicilio. Pero el hombre la alcanzó, «y con ánimo de causarle la muerte o siendo consciente que podría causarle la muerte», le clavó el cuchillo en la región anterior derecha del tórax, a la vez que la llamaba «hija de puta, borracha».

Pedir ayuda

La mujer logró salir del domicilio y pedir ayuda, mientras el acusado permaneció en la vivienda. Sobre las cuatro menos cuarto, los Mossos d’Esquadra recibieron la llamada desde el Hospital Joan XXIII indicando que tenían en el box de críticos a una mujer con una herida de arma blanca y que la tenían que operar de urgencia. Asimismo, señalaron que el presunto agresor era su marido y que estaba en casa.

Las patrullas policiales fueron al domicilio y llamaron a la puerta. Abrió el posteriormente detenido. Cuando le preguntaron si sabía el motivo por el cual los agentes estaban allí, contestó que sí. Confesó que había apuñalado a su esposa después de una discusión e incluso libró voluntariamente el cuchillo a los agentes.

Como consecuencia de la agresión, la víctima sufrió una herida de 2,5 centímetros. Dichas lesiones precisaron para su curación tratamiento médico-quirúrgico y 110 días de curación, de los cuales cinco estuvo en la UCI y cuatro más en el hospital. El acusado se encuentra en prisión provisional desde el día 13 de enero de este año.

Además de la pena de prisión, el fiscal solicita que durante quince años no pueda comunicarse por cualquier medio con la víctima, ni tampoco acercarse a menos de 500 metros de donde esté ella. Y fija la responsabilidad civil en 4.470 euros por las lesiones y 10.000 por el daño moral causado.

Temas

Comentarios

Lea También