Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

A la caza de pasajeros sin cinturón en Tarragona para reducir muertes en carretera

En un control policial realizado ayer durante una hora y media en la T-11 la Policía Autonómica impuso 14 sanciones por este motivo y 18 más por otras infracciones

Àngel Juanpere

Whatsapp
Control realizado en la mañana de ayer en el kilómetro 18 de la T-11, en Tarragona. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Control realizado en la mañana de ayer en el kilómetro 18 de la T-11, en Tarragona. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Llevar bien abrochado el cinturón de seguridad disminuye en un 90 por ciento el riesgo de fallecimiento y de heridas graves en la cabeza en caso de un choque frontal. Para intentar concienciar a los conductores y acompañantes sobre la necesidad de llevar bien puesto este elemento, el Servei Català de Trànsit (SCT) coordina esta semana una campaña policial preventiva de uso de sistemas de seguridad pasiva con los Mossos d’Esquadra y las Policías Locales. 194 de los 822 usuarios de turismo y furgoneta fallecidos en 2014 en España no hacían uso de dicho dispositivo, lo que significa un 24 por ciento.

La campaña comenzó el pasado lunes y finalizará el domingo. Durante estos siete días se intensificarán los controles para detectar dicha infracción. Sólo el pasado lunes se realizaron 24 en el Camp de Tarragona. Suelen efectuarse en las rotondas y cruces de carretera, en puntos estratégicos donde es más fácil controlar a los conductores y acompañantes.

Uno de los controles de ayer tuvo lugar en la carretera T-11, en la rotonda del Pont de Santa Tecla. Entre las once y media de la mañana y la una de la tarde los agentes impusieron 14 denuncias por no hacer uso del sistema de seguridad pasiva –además de otras seis por usar el móvil y doce más por otros conceptos, como tener el carnet caducado o no haber pasado la ITV–. Las cuatro patrullas de la Policía Autonómica no daban abasto ante la cantidad de infractores.


Su uso correcto
«Cada vez es más difícil encontrar a personas que no utilicen el cinturón de seguridad», recalca el inspector responsable del Àrea Regional de Trànsit del Camp de Tarragona de los Mossos d’Esquadra, Antoni Vilafranca. La mayoría de los conductores lo utilizan correctamente, «el porcentaje baja en el caso del copiloto y más si se trata de los ocupantes de los asientos traseros». Por ello, el responsable policial reconoce que «se ha ganado en concienciación».

En 2016 se desarrollaron en Catalunya dos campañas policiales de controles intensivos de uso de los dispositivos de seguridad pasiva en los meses de enero y septiembre, durante las cuales Mossos y policías locales impusieron 3.785 denuncias (3.449 relacionadas con el cinturón, 217 por no uso o uso incorrecto de los SRI y 119 de casco).

Los agentes que están a pie de carretera se encuentran a veces con situaciones curiosas de conductores que intentan esquivar de alguna forma el hecho de abrocharse el cinturón. Lo más típico –y repetido– es el colocar una pinza. «Es como si no llevara cinturón», recalca Vilafranca.

En los coches más nuevos, si uno no lleva puesto el cinturón pita una alarma. Los que no quieren abrochárselo ni que suene el pitido han encontrado una solución: ir a un desguace y coger un encaje de un vehículo más antiguo y sustituirlo. No es un caso hipotético. Los agentes se han encontrado en esta situación, que ha terminado también con sanción.

Y para rocambolesca, la situación vivida a principios de agosto del año pasado en una rotonda de la T-11 en Torreforta. Un coche de cinco plazas circulaba con once personas en su interior. Delante iban el conductor y el copiloto, detrás había dos adultos y tres menores y en el maletero viajaban cuatro niños más de entre 4 y 9 años. Los agentes interpusieron una denuncia administrativa por sobreocupación del vehículo contra el conductor – que se enfrenta a una sanción de hasta 500 euros– y cuatro por no llevar abrochado el cinturón.


Pechos al aire
Algunas mujeres que se han sometido a operaciones de cirugía estética en los senos creen que ello les dispensa de llevar puesto el cinturón. Así se lo han comentado a los agentes, quienes les han informado que no es así. Según comentaba un sargento, en dos ocasiones las infractoras le han enseñado los pechos para demostrarle que habían sido operados recientemente.

Otra situación que se ha dado, en este caso días antes de Navidad, ocurrió en el kilómetro 0 de la carretera C-14, en Salou. Los agentes pararon dos taxis donde iban como clientes dos mujeres en cada uno y llevaban a sus dos hijos sobre las rodillas. Las mujeres fueron multadas y se negaron a pagar la carrera –los taxistas accedieron a ello–.

«Acabo de arrancar el vehículo y no he tenido tiempo de abrocharlo» o «el cinturón no hace nada». Son algunas de las excusas que dan los conductores.


El casco
El uso del casco, recuerda Vilafranca, está mucho más extendido. «En vías interurbanas más del 99 por ciento de los motoristas lo usan. En trayectos cortos lo que todavía encontramos son los que lo llevan puesto pero sin abrochar, una acción también denunciable porque no hace su función». Sobre los sistemas de retención infantil, «normalmente se llevan bien. Sí que cuesta en los niños de cinco a siete años, porque los padres los introducen en el coche y se olvidan de abrochar su cinturón».

Temas

  • TARRAGONA

Lea También