A la espera de los containers de superficie en Tarragona

Los vecinos de la calle Joan Fuster manifiestan sufrir los olores de una isleta de depósitos soterrados ubicados delante de su casa

AGNÈS LLORENS

Whatsapp
La fincas cercanas lamentan que la ubicación bajo el sol perjudica su calidad de vida. FOTO: A. GONZÁLEZ

La fincas cercanas lamentan que la ubicación bajo el sol perjudica su calidad de vida. FOTO: A. GONZÁLEZ

«Sufrimos las consecuencias de convivir con contenedores que están colocados directamente donde incide el sol y es un tema que nos perjudica enormemente», así se manifiestan un grupo de vecinos de la finca ubicada en el número 9 de la calle Joan Fuster que declaran que muy a menudo tienen la sensación de «vivir en un vertedero».

Según sus propias declaraciones, la acumulación de residuos durante el día, a plena luz, provoca que, en especial durante los meses de verano, la lucha contra el hedor sea realmente complicada. Los casos de personas que arrojan residuos en el depósito equivocado, fuera del lugar que les corresponde, tampoco ayuda. «Tenemos casos de vecinos que tienen la terraza justo delante de los contenedores y que, a causa de las basuras fuera de lugar y de los olores no pueden disfrutarla», explican los integrantes de este colectivo vecinal, que reiteran que, a parte del incivismo y de los problemas de suciedad con los que tienen que vivir, el tema de fondo es la mala ubicación de un servicio que admiten que «no es agradable, pero si imprescindible».

Según manifiestan, la isleta de containers soterrados con los que viven cada día se encuentran colocados en un tramo de la calle en la que los rayos del sol inciden de pleno a partir de mediodía. «Si los contenedores se colocaran en un punto de la calle en la que hubiera más horas de sombra quizás podríamos evitar algunas de las incomodidades que generan», explica la comunidad de vecinos, que detallan que se han quejado en numerosas ocasiones tanto al Ayuntamiento, como directamente al Telèfon Verd y la Guardia Urbana, para intentar revertir esta situación.

El hecho que los contenedores están colocados bajo tierra no ayudan a mejorar problemas como los malos olores o los ciudadanos que colocan fuera de lugar algunos residuos, ya sea por incivismo o por una saturación del espacio. «Por el motivo que sea, tenemos que convivir con basuras fuera de su lugar, con contenedores que se estropean y que no sabemos cuando volverán a estar plenamente operativos. Es agotador», reconocen.

Su esperanza es que el cambio de los contenedores de bajo tierra a superficie pueda solucionar este problema, ya que, según apuntan «entonces sería posible poder contemplar una ubicación que asegure más horas de sombra, lo que segura revertirá en el beneficio de todos los que vivmos en la calle», explican.

La solución que esperan tendrá que esperar. Así lo apuntan fuentes municipales, que detallan que, actualmente, ya está en marcha una planificación que prevé eliminar 119 isletas de containers bajo tierra en el conjunto de la ciudad para colocar los de superficie. El consistorio detalla que la planificación contempla la sustitución de los depósitos que se ubican en los números 5 y 30 de esta calle, pero que la isleta del número 9, la que recoge las quejas de los vecinos, forma parte de la segunda fase de este proyecto, ya que la sustitución debe iniciarse en el momento de cumplir, al menos, 10 años de servicio como depósitos subterráneos.

Comentarios

Lea También