Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

A por las últimas rebajas

La nueva Llei del Comerç de la Generalitat liberaliza completamente esta actividad, lo que ha encontrado la complicidad del sector, que aplaude a grandes rasgos la futura normativa

Núria Riu

Whatsapp
Para muchos negocios, las rebajas ya han empezado desde hace algunos días.  Foto: Pere Ferré

Para muchos negocios, las rebajas ya han empezado desde hace algunos días. Foto: Pere Ferré

«La imagen de la gente haciendo cola para ser el primero en entrar en alguna gran superficie comercial el primer día de rebajas ha pasado a la historia». Así lo asegura el responsable de comercio de la patronal Pimec, Florenci Nieto, que, pese a ello, se muestra optimista de cara a la campaña que empieza el sábado.

Las rebajas de toda la vida se han descafeinado. A lo largo de esta campaña de Navidad ya se han podido ver descuentos de hasta el 50%, que en algunos casos incluso han llegado al 70%. Sobre todo entre las grandes franquicias, que han aprovechado que el TC tumbó la ley catalana, y ya han dicho de forma abierta que hacían rebajas. Por ello, la nueva Llei del Comerç que esta semana presentó la Generalitat se ha encontrado con el beneplácito del sector comercial.

Ésta acaba de forma definitiva con los dos periodos de rebajas anuales regulares, tal y como habíamos visto hasta el momento. Y permite una liberalización que deja en manos de los establecimientos su aplicación. «De hecho ya es lo que está pasando. Hay rebajas todo el año, lo que ha desvirtuado el concepto que tradicionalmente conocíamos», asegura Salva Minguella, presidente de la ViaT.

La patronal que representa a la pequeña y mediana empresa es partidaria de una desregularización. De hecho, entre sus viejas demandas había la de hacer extensivas las rebajas cuatro veces al año. «No hay nadie mejor que cada comercio para saber cuándo es mejor aplicarlas», argumenta Florenci Nieto. Éste defiende además que permitirá dignificar la caótica situación que se está produciendo en estos momentos. «La ley es muy clara y define perfectamente la diferencia entre rebajas, saldos, outlet y oportunidades. Aquí cada uno acabará destapándose, porque lo que muchas grandes marcas están haciendo ahora es deshacerse de los saldos». Una situación que resuelve que es contraproducente. «El consumidor está agotado e intoxicado de tanto descuento».

Desde la patronal, Nieto recuerda que el concepto tradicional está vinculado a la necesidad de ofrecer a buen precio el stock de temporada, para disponer de un efectivo que es el que permitirá reponer el género en este caso de cara a verano. Por ello, Florenci Nieto ya avanza que «esperamos que cuando definitivamente la ley salga a la calle esto vuelva a cumplirse, porque por nuestra parte seremos exigentes en que así sea».

Miguel Ángel González, Shopping Centre Manager de Cbre, también es partidario de esta liberalización. El representante de la empresa gestora de Parc Central considera que «si nos guiamos por lo que ha pasado en otras comunidades autónomas, traerá un mercado más dinámico ya que beneficiará que los comerciantes puedan hacer acciones puntuales».

Pese a ello, González se muestra optimista de cara a la campaña que empieza el sábado y que seguirá hasta el 31 de enero, cuando algunos establecimientos aún intentan alargar con las segundas rebajas. El hecho de que el inicio sea un fin de semana, y que el domingo los establecimientos estarán abiertos debe facilitar la afluencia de público. En este sentido, González está convencido de que las rebajas permitirán realzar una dinámica de ventas que esta campaña de Navidad ya ha sido «muy positiva».

Aunque la nueva Llei del Comerç también ha despertado críticas. La Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) lamentó el nuevo proyecto de ley mantiene «prácticamente idénticos» los paradigmas de la regulación de hace treinta años y no tiene en cuenta los cambios radicales que han afectado al consumo y la actividad comercial en plena era digital.

Por su parte, considera que algunas de sus principales medidas, como aumentar los horarios de apertura de 72 a 75 horas semanales y la liberalización de las rebajas, endurecerán las condiciones laborales de los trabajadores de este sector y reducirá las contrataciones.

Tras ser presentada por el Govern esta semana, está previsto que ahora inicie su recorrido en el Parlament y que definitivamente pueda entrar en vigor en septiembre, de forma que aún quedarían unas rebajas.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También