Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

A prisión tras seis condenas por conducir sin carnet

La Audiencia Provincial de Tarragona rechaza que cumpla trabajos comunitarios visto su historial delictivo y, además, le comisa definitivamente su vehículo

Àngel Juanpere

Whatsapp
Dos mossos, vigilando el tráfico en la N-340.  FOTO: l.m./DT

Dos mossos, vigilando el tráfico en la N-340. FOTO: l.m./DT

No sólo se ha quedado sin su vehículo sino que, además, el juez lo manda a prisión a cumplir siete meses y medio de cárcel. La Audiencia Provincial ha rechazado su pretensión de hacer trabajos comunitarios visto su amplio historial delictivo. Y es que anteriormente ya había sido condenado en cinco ocasiones por conducir con el carnet retirado.

Sobre las 13.10 horas del 12 de junio del año pasado, una patrulla de los Mossos d’Esquadra paró al ahora condenado cuando circulaba por la carretera N-340. Y ello a pesar de conocer el hombre que carecía del permiso de conducción ya que había perdido su vigencia. Se había quedado sin puntos en virtud de una resolución de la Jefatura Provincial de Tráfico del 21 de marzo de 2012. 

El Juzgado de lo Penal 3 de Tarragona lo condenó a siete meses y medio de prisión. No aceptaba la suspensión de la ejecución de la pena. Ordenaba que, cuando fuera firme –ahora–, ingresara en prisión. Le apreciaba la agravante de multirreincidencia ya que entre 2014 y 2017 había sido condenado en cinco ocasiones a trabajos comunitarios o bien a pena de multa.

Pero el magistrado iba más allá. Pedía al juez instructor abrir diligencias contra dos testigos que declararon durante el juicio por si pudieran haber cometido un delito de falso testimonio. 

El acusado presentó un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial. Indicaba que la sentencia excluye la imposición de la pena de trabajos comunitarios  y que no se había motivado dicha denegación ya que está casado y tiene dos hijos, y necesita el vehículo para ir de su casa a su puesto de trabajo, en otra localidad. Para los magistrados de la Sección Segunda, «ha quedado acreditado que el acusado es incapaz de alejar por sí mismo su conducta del camino delictivo». Añaden que la pena de multa impuesta anteriormente «se ha mostrado absolutamente ineficaz en su función de prevención especial». 

Temas

Comentarios

Lea También