Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Abducidos

La nave espacial ‘Procés 2017-1-O’ reposta día sí, día también, en Moncloa

Xavier Fernández José , Diari de Tarragona

Whatsapp
El domingo colocaron lonas para tapar los dibujos de Piolín en el barco lleno de guardias civiles. Foto. Efe

El domingo colocaron lonas para tapar los dibujos de Piolín en el barco lleno de guardias civiles. Foto. Efe

Dice el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, que hay «miles de ciudadanos catalanes que están abducidos» por las consignas independentistas. Mira por donde, quizá tenga razón, pero la nave espacial ‘Procés 2017-1-O’ en la cual han aterrizado en el Planeta Catalunya unos marcianos que nos han lanzado unos rayos color estelada reposta día sí, día también, en la Moncloa y en cada una de las sedes del PP, especialmente en la que habita ese ser supuestamente humano, aunque más parece de otro mundo, llamado Xavier García Albiol. 

La transformación de muchos catalanes de catalanistas a independentistas se debe a que el mensaje de ilusión (seguramente falsa) de Puigdemont, Junqueras, Forcadell y compañía sólo se contrarresta con el ‘no es no’, con la nada, con un agujero rojigualdo (perdón negro). Frente al sueño (posiblemente irrealizable) de una Catalunya independiente, el PP y sus terminales mediáticos sólo ofrecen miedo, policía, Guardia Civil, tribunales, registros en sedes de la Generalitat, amenazas a medios de comunicación...Propuestas (quizás descabelladas) frente a represión.

Frente al sueño (posiblemente irrealizable) de una Catalunya independiente, el PP y sus terminales mediáticos sólo ofrecen miedo, policía, Guardia Civil, tribunales, registros en sedes de la Generalitat, amenazas a medios de comunicación...

Los catalanes podemos estar abducidos –vale– pero más abducidos están todos los voceros del Ministerio del Interior que aseguran que losMossos no han sido intervenidos sino que sólo se «coordinarán» desde Madrid sus actuaciones. Esa panda de mentirosos vive en una realidad paralela –seguramente se creen sus propias falacias– y ocultan que lo que pretenden es que sea la Policía catalana la que reprima a golpes de porra las manifestaciones. Objetivo: que la mala imagen se la lleven también los Mossos. Ya imagino al ministro del Interior soñando con que sean catalanes quienes zurren a catalanes y no «la sacrosanta Benemérita, defensora de la Unidad de la Patria Española».

Abducidos por el surrealismo están, entre otros muchos líderes secesionistas, el vicepresidente de la Generalitat y dirigente de Esquerra, Oriol Junqueras. El sábado se dirigió a los «compañeros guardias civiles» (textualmente) antes de gritar un «¡Viva la democracia! ¡Viva la oportunidad democrática del 1 de octubre y viva España democrática que tiene la oportunidad de renacer y de hacerse valer en el referéndum del 1-O!». Junqui, Junqui, que se te va a caer el pelo, aunque tu «¡Viva España!» sea sólo a la España «democrática». 

Hay odio en los insultos que están recibiendo los ediles y alcaldes socialistas

Abducidos por una especie de complejo de salvadores están unos y otros. El conseller de Salut, Antoni Comín, también de ERC, soltó el viernes que «somos la salvación de España. Somos independentistas por Catalunya y por España». Y Rajoy y los suyos no paran de presumir de que, a pesar de lo malos malotes que somos, nos quieren, nos pagan las facturas y nos devolverán al redil del seny. ¡Premio Nobel de la Paz ya para Comín y Montoro! ¡Que se besen, que se besen!

Abducido por la más profunda estupidez («torpeza notable en comprender las cosas») está el líder del PP catalán. La última ‘albiolada’: «Las instituciones catalanas están sufriendo una decadencia que ni en tiempos de Franco se había vivido. Lo quiero decir de manera muy clara: durante el franquismo en Catalunya no existían las instituciones catalanas, es cierto, pero en estos momentos, existen las instituciones catalanas pero no tienen la legitimidad de representar al conjunto de los catalanes». Lo que está muy claro, Xavi, es tu estulticia, por emplear un término que le encanta a Rajoy.

Abducidos por el odio están muchos españoles y otros tantos catalanes. No hay más que ver la ‘broma’ de un presentador de Intereconomía sobre que el líder coreano, Kim Jong-un, no se atrevería a bombardear Catalunya. «¿Barcelona? No hay huevos, Kim. ¡Dispara, vamos! Que ganamos todos. Dispara que no tienes huevos, el botón rojo, Kim. El que tienes en tu derecha. Dispara ya bola de sebo. Venga barrilete vamos», soltó el comentarista.

Sólo en España podía pasar que los policías que van a reprimirnos lleguen a bordo de un buque de Piolín

La respuesta del tarraconense Alejandro Cao de Benós, representante del país asiático en España, fue contundente: «Lamento que Intereconomía siga existiendo. Regalaremos una bomba H a la República de Catalunya para que se la meta a estos franquistas por...».

Hay odio en los insultos que están recibiendo los ediles y alcaldes socialistas. La brutal pitada que recibió Josep Fèlix Ballesteros el sábado durante la procesión de Santa Tecla es una muestra de libertad de expresión, claro, y la inmensa mayoría de los ciudadanos que le silbaron sólo mostraban sus ansias de votar. Pero refleja la falta de respeto por las  opiniones de los que siguen creyendo en el diálogo. 

Abducidos por el mundo del absurdo están los que han organizado la invasión vía marítima de la Catalunya independentista. Han llegado dos barcos a Barcelona y uno a Tarragona. Uno de los de la Ciudad Condal está decorado con motivos de Piolín. Ayer mismo taparon los dibujos con lonas. Como dice una compañera, «sólo en España podría pasar que los maderos que van a inflarnos a hos... lleguen a bordo de un barco de dibujos animados». ¿Conseguirá Puigdemont –alias el gato Silvestre– merendarse a Piolín Rajoy? 

Temas

Comentarios

Lea También