Abren expediente a la empresa contratada para la limpieza de Tarragona

Un informe municipal detecta ocho posibles déficits «muy graves» de la empresa que lleva el servicio de la limpieza

Octavi Saumell

Whatsapp
Ivana Martínez y el alcalde Josep Fèlix Ballesteros, en una imagen reciente con los nuevos camiones de la limpieza. FOTO: DT

Ivana Martínez y el alcalde Josep Fèlix Ballesteros, en una imagen reciente con los nuevos camiones de la limpieza. FOTO: DT

El Ayuntamiento de Tarragona ha iniciado recientemente los trámites para sancionar a la compañía que gestiona el servicio de la limpieza viaria y de la recogida de la basura desde el año 2002: Fomento de Construcciones y Contratas (FCC).

Un informe firmado el pasado 31 de enero ha detectado hasta ocho incumplimientos «muy graves» en la ejecución del contrato, que está en vigor desde el 2 de mayo de 2002 y que, después de ser prorrogado el 13 de diciembre de 2010, caducará el 28 de abril de 2023. 

El documento se ha elaborado después de que una empresa externa realizara una auditoria respecto a 50 servicios de limpieza viaria y recogida de residuos y estudiar, asimismo, el resultado de las 31 inspecciones realizadas. A partir de su lectura, la concejal de Medi Ambient, Ivana Martínez (PSC), impulsó la realización de este trabajo técnico, que en marzo se envió al Departament de Contractació para iniciar el pertinente expediente sancionador. 

Se trata de la primera ocasión en la que la administración local da el paso para multar a la firma que gestiona el mayor contrato externalizado del Consistorio, cuyo canon anual supera los veinte millones de euros.  

En global, los técnicos municipales ponen de relieve en su estudio ocho posibles incumplimientos «muy graves» y otro «grave». Las posibles sanciones de los incumplimientos de mayor calado oscilan entre los 60.000 y los 300.000 euros, mientras que las de segundo rango van desde los 2.400 euros hasta los 9.000. En caso de incoarse todos los incumplimientos, la franja baja de la sanción sería de medio millón de euros, mientras que en una interpretación más severa podría llegarse hasta los 2,5 millones de euros. 

Entre los incumplimientos detectados, estarían la falta de GPS en 21 vehículos que recogen la basura, así como la falta de chips en los contenedores, que no estarían inventariados. El contrato recalca que «todos los contenedores deben estar en perfecto estado de mantenimiento», así como que «las reparaciones se realizarán en un plazo máximo de 48 horas». En esta línea, el trabajo evidencia que la compañía privada «no presenta al Consistorio la justificación de los trabajos de mantenimiento ni las reparaciones realizadas».  

Temas

Comentarios

Lea También