Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Abren un expediente a la empresa de bus que cubre la línea TGN-Reus

«Para mí es como si el autobús nunca llegara», comenta un usuario en silla de ruedas que estuvo dos días sin poder ir a Reus
Whatsapp
Esta foto de Carles Balañà sin poder subir al autobús publicada en Facebook inició la nueva serie de quejas sobre la línea. Foto: Cedida

Esta foto de Carles Balañà sin poder subir al autobús publicada en Facebook inició la nueva serie de quejas sobre la línea. Foto: Cedida

La denuncia, aunque repetida, saltó esta vez a la opinión pública a través de las redes sociales. Carles Balañà, un usuario que se desplaza en silla de ruedas, publicó en su muro de Facebook, foto incluida, el siguiente comentario: «Hoy domingo (29 de marzo) por segundo día consecutivo me he quedado sin poder viajar de Tarragona a Reus en transporte público y así me pasa casi siempre. He estado dos horas y media y ninguno de los autocares era accesible. Señores de la Generalitat y señores de Monbus: ¿Acaso no tenemos derecho a ir en transporte público?».

Balañà cuenta que se ha propuesto denunciar por escrito ante la Generalitat (que es la administración con competencia en el transporte interurbano) cada vez que se quede sin poder viajar. Él vive en una residencia en Tarragona y sus padres, que tienen más de 90 años, residen en Reus. Relata que dedicaron su vida a atenderle y siempre le visitaban, hasta que se hicieron demasiado mayores. «Ahora que ellos me necesitan, que podría acompañarles al médico, hacerles un poco de compañía, no puedo... Para mí es como si nunca llegara el autobús».

A partir de la publicación en Facebook comenzaron a lloverle los comentarios (590 personas compartieron el post) e incluso la Federación ECOM, que aglutina a diferentes entidades relacionadas con la discapacidad en Tarragona, redactó un comunicado haciéndose eco de las quejas que recibe por el mal funcionamiento la línea. Denunciaba el comunicado que «la empresa Monbus, titular de la línea Reus-Tarragona (heredera de la empresa Hispano-Igualadina), ha seguido un proceso de retroceso total en lo que se refiere al tema de accesibilidad. De tener tres vehículos de plataforma baja (adquiridos por Hispano Igualadina) y subvencionados por la Generalitat, se ha pasado a una situación cada vez peor».

 

‘Sientes mucha impotencia’

Las mismas dificultades las sufren los usuarios con movilidad reducida que necesitan viajar de Reus a Tarragona. Es el caso de José Luis Julián, quien dice que ha dejado de hacer el trayecto porque no sabe si podrá contar con el autobús. Ya no asiste a los cursillos en los que participaba como voluntario de Stop Accidentes ofreciendo su testimonio. «Para nosotros el transporte no es un lujo, sino una necesidad, sientes mucha impotencia».

Se da la circunstancia, además, de que la misma línea ha sido noticia en diferentes ocasiones en los últimos años debido a sus retrasos.

En contraposición, tanto Julián como Balañà comentan que el funcionamiento de los autobuses urbanos de Tarragona y Reus son 100% accesibles y funcionan bien.

 

Expediente informativo

Fuentes de la Generalitat explican que hace un año y medio ya había propiciado una reunión con usuarios con discapacidad y la empresa, en la que ésta se comprometió a que, al menos, la mitad de los autobuses serían accesibles. A los asistentes les pareció un acuerdo razonable, teniendo en cuenta que es una línea con bastantes frecuencias, por lo que, si un autobús no está adaptado, el siguiente sí debería estarlo.

Pero ahora, a la vista de la denuncia de ECOM, el Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat ha decidido abrir un expediente informativo a la empresa para que explique por qué habría incumplido los acuerdos. Según el resultado de estas investigaciones el expediente podría convertirse en sancionador. Además, fuentes de la Generalitat han confirmado que aumentarán las inspecciones sobre esta línea.

Begoña Floría, concejal de movilidad de Tarragona, considera inadmisible la situación. Comenta que, a raíz del comunicado, se puso en contacto con Territori i Sostenibilitat, donde encontró sensibilidad respecto al problema y ha pedido que se dé cuentas de lo que se está haciendo en el próximo consejo de la Autoritat Territorial de la Mobilitat del Camp de Tarragona.

El Diari intentó contactar con la empresa para conocer su opinión, pero no obtuvo respuesta.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También