Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Absuelto un hombre acusado de violar a su expareja en La Pobla de Mafumet

Tanto el fiscal como la acusación particular pedían para el procesado catorce años de prisión.

Àngel Juanpere

Whatsapp
Entrada principal del Palau de Justícia. FOTO: ACN

Entrada principal del Palau de Justícia. FOTO: ACN

Un hombre que se enfrentaba a un total de catorce años de prisión acusado de los delitos de agresión sexual y lesiones por haber violado presuntamente a su antigua pareja ha sido finalmente absuelto por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona.

Los magistrados han considerado que durante el juicio no quedaron probadas las acusaciones contra el procesado. También se enfrentaba al pago de una indemnización de mil euros por las lesiones y 8.000 por los daños morales. Por su parte, la defensa pedía la absolución.

La sentencia, a la que ha tenido acceso el Diari recoge que en julio de 2013 el acusado y la denunciante se encontraban unidos por vínculo matrimonial desde hacía aproximadamente 15 años. Fruto de esta relación nacieron sus hijas, todas ellas menores de edad.

En aquella fecha el vínculo matrimonial subsistía, pero en cambio de facto la relación sentimental había finalizado, de modo que cada uno de los miembros de la pareja hacía su propia vida. El acusado mantenía una relación con una tercera persona –con la que incluso había tenido una hija–, circunstancia que era conocida por su expareja, según recoge la sentencia.

La vivienda familiar se encontraba en La Pobla de Mafumet, aunque en aquella fecha el procesado ya residía con su nueva pareja en un barrio tarraconense. La situación económica familiar del hombre era precaria porque se encontraba desempleado, cobrando una prestación por desempleo, mientras que la denunciante tenía un subsidio.

Sobre las once de la mañana del 9 de julio de 2013, el acusado llegó a la vivienda de La Pobla de Mafumet y mantuvo una fuerte discusión con su expareja, marchándose a continuación. La mujer ingirió unas 20 pastillas de un relajante muscular, que tomaba por prescripción médica para combatir los dolores. No ha quedado acreditado que el hombre obligara a la mujer a mantener relaciones sexuales.

Sobre las seis de la tarde, una vecina de la mujer acudió al domicilio y se encontró a la inquilina en el comedor semiconsciente. La puso bajo el agua de la ducha y seguidamente una ambulancia la trasladó al Urgencias del Hospital Joan XXIII.

«Testimonio no fiable»

Los magistrados, en la sentencia, indican que el testimonio prestado por la mujer durante el juicio «no nos resulta suficientemente fiable». La «debilidad incriminatoria relevante» impide a los magistrados condenar al acusado. La Sala considera que no hay duda de que existió un enfrentamiento verbal entre la pareja.

La mujer señaló que hubo episodios en años anteriores de violencia física y sexual, pero no consta denuncia alguna. Sólo un supuesto delito de amenazas en 2008 que acabó con la absolución del acusado.

A los magistrados les extraña que la mujer tardara casi una semana en denunciar los hechos. Puso como excusa que antes había llamado para asesorarse y que acudió el fin de semana a los Mossos y como los policías adscritos a investigar los casos de violencia de género no trabajan hasta el lunes, volvió aquel día, versión que no satisface a los jueces.

Temas

Comentarios

Lea También