Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Absuelto un hombre que cortó un poste de teléfono por estar en su finca

El Juzgado de lo Penal lo condenó en su día a medio año de prisión por desorden público al dejar a 50 usuarios sin servicio dos días

Àngel Juanpere

Whatsapp
Juan Carlos camina por el límite de su propiedad con la vía pública. Detrás está el polémico poste de teléfono.  Foto: lluís milián

Juan Carlos camina por el límite de su propiedad con la vía pública. Detrás está el polémico poste de teléfono. Foto: lluís milián

Un hombre que inicialmente fue condenado a medio año de prisión por haber cortado un poste de Telefónica que, según él, estaba dentro de su propiedad sin tener su permiso, ha sido finalmente absuelto por la Audiencia Provincial de Tarragona. La sentencia reconoce los hechos, pero señala que para que se produzca un delito de desorden público tiene que haber una intencionalidad en este sentido. En cambio, el acusado dijo que nunca lo tuvo presente y que su única intención era la de retirar de su finca particular el cableado y el poste.

El acusado reconoció desde un primer momento que sobre las nueve de la mañana del 16 de junio de 2014 cortó un poste y un cable en el Camí del Nàstic. Ello causó un corte de suministro en la línea telefónica de la zona, que afectó a 50 personas aproximadamente durante dos días. 

Tras la sentencia inicial del Juzgado de lo Penal 1 de Tarragona, el abogado defensor presentó un recurso de apelación, ya que se mostraba disconforme con la cantidad f¡ijada de responsabilidad civil, que ascendía a 971 euros.
Los magistrados de la Audiencia aseguran en la sentencia que el delito por el que fue condenado el acusado no incluye cualquier daño, sino sólo aquél que esté dirigido a impedir o perturbar el servicio de telecomunicaciones o de correspondencia postal, con la mira puesta en perturbar el orden o la paz pública. 

La Sala asegura que los hechos juzgados no tienen cabida en el delito del que está acusado: «En la medida en que el propio acusado reconoció los hechos y al ser preguntado por la perturbación del servicio manifestó que nunca la tuvo presente, que su única intención era la de retirar de su finca particular el cableado y el poste para cuya servidumbre, uso o tolerancia no se había pedido permiso o consentimiento al titular».

Un conflicto de décadas

El conflicto entre el procesado y la empresa se remonta a hace décadas. El afectado ha presentado múltiples reclamaciones, sin que hayan sido atendidas. Incluso la reclamación a la empresa por esta supuesta intromisión en la finca se hizo a través de la Oficina Municipal d’Informació al Consumidor (OMIC) del Ayuntamiento de Tarragona. Harto de esperar, el día 18 volvió a cortar los cables. Y cuando los operarios regresaron a su finca al día siguiente, no les dejó entrar. 

Inicialmente, la Fiscalía pedía para el acusado dos años y nueve meses de prisión y el pago de casi 2.000 euros de indemnización. 

Temas

Comentarios

Lea También