Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Absuelto un hombre que se enfrentaba a 20 años de cárcel por dos violaciones

Los magistrados aseguran que hay 'incredibilidad' en la declaración de la supuesta víctima de las agresiones sexuales

Àngel Juanpere

Whatsapp
El hombre ha sido finalmente absuelto por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona. Foto: Lluís Milián / DT

El hombre ha sido finalmente absuelto por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona. Foto: Lluís Milián / DT

Un hombre que se enfrentaba a veinte años de prisión por dos delitos de violación ha sido finalmente absuelto por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Tarragona. Los magistrados han encontrado poco creíble la declaración realizada por la presunta víctima durante el juicio. Además de la pena de cárcel, las acusaciones –tanto el fiscal como la particular– solicitaban cinco años de libertad vigilada y una orden de alejamiento durante 20 años que le prohibiera acercarse a menos de 500 metros de la mujer y a comunicarse con ella.

Para los magistrados, quedó probado que el acusado y la denunciante contrajeron matrimonio en un país americano, donde residieron inicialmente, para después vivir en una localidad de la demarcación, separándose finalmente en mayo de 2014. Pero la Sala no ve acreditado que el acusado obligara a la mujer a mantener relaciones sexuales contra su voluntad un día de diciembre de 2013 y ni tampoco en una fecha indeterminada tres años y medio antes de interponer la denuncia.

La mujer relató que la pareja está separada pero no judicialmente. Que cuando residían en el extranjero ya había sido agredida y que una vez en España ella no quería mantener relaciones sexuales y que el acusado la chantajeaba, la dejaba sin dinero y que para que le diera le pedía mantener relaciones.

En concreto, sobre el día de la supuesta violación, manifestó que ella no quería mantener relaciones y él siguió, que la cogió de las manos, se las puso detrás y le quitó la ropa. Añadió que respecto a las relaciones sexuales con el acusado, que las mantenía porque creía que tenía obligación de hacerlo con él a pesar de no querer por su religión.

La fiabilidad

Para los magistrados, en la declaración de la mujer hay motivos de «incredibilidad» que afectan a la fiabilidad de la información. Ella aseguró que tardó meses en denunciar los hechos porque tenía miedo de que se enterara su madre –que es muy religiosa– de que había mantenido relaciones sexuales antes del matrimonio, pero que luego ya no aguantaba más, se lo dijo a su madre y presentó la denuncia. Una declaración que para los magistrados resulta «poco clara». Es más, reconocen que el paso del tiempo puede afectar al recuerdo sobre el día concreto de los hechos, «pero en el presente caso el paso del tiempo no justifica tal inconcreción, por cuanto no nos encontramos ante una denuncia efectuada años después de la presunta sucesión de los hechos».

El hecho de que la mujer presentara su denuncia meses después de la presunta sucesión de los hechos ha privado a la Sala de elementos de prueba especialmente relevantes, tales como una exploración médica, en la que se hubieran podido apreciar no solamente las lesiones o rastros físicos de la acción sexual forzada como rastros emocionales de la misma.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También