Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Sociedad

Abuelas sin miedo al smartphone

Han llegado más tarde a la era de los móviles inteligentes pero no quieren quedarse atrás. Así es una ‘clase de móvil’ para mayores

Norian Muñoz

Whatsapp
Algunas de las asistentes al curso sobre el uso de smartphones de Gent Gran Activa. Foto: Lluís Milián

Algunas de las asistentes al curso sobre el uso de smartphones de Gent Gran Activa. Foto: Lluís Milián

A Mercedes Campos, como muchos abuelos, un buen día le regalaron un teléfono, presuntamente inteligente, que sabía que estaba lleno de posibilidades, pero que no sabía cómo utilizar.

La escena, como pudo constatar después, le era familiar a muchas personas de su edad, así que pensaron que haría falta un curso donde les explicaran lo básico para sacar provecho a aquellos aparatos. Y así fue como Gent Gran Activa, del Ayuntamiento de Tarragona, recogió el guante y decidió diseñar un curso para mayores. Arrancó a modo de prueba este año y ya han pasado por él 40 mujeres y 11 hombres con edades comprendidas entre los 63 y los 85 años.

Acudimos a uno de los talleres en la antigua Facultat de Lletres. Una de las asistentes cuenta que, cuando se trata de ver cómo funciona el móvil, no saben a quién pedir ayuda: «Los hijos siempre van con prisas y los nietos te explican, sí, pero cuando les vuelves a preguntar lo mismo por segunda o tercera vez te dicen: ¡pero yaya!». Todas asienten.

Mercedes, que ya pasó por el curso y asegura que repetiría encantada, explica que «sabía lo que tenía en el móvil, pero no lo sabía usar». Ahora ha aprendido a descargar aplicaciones, usa WhastApp, «tengo más de 100 contactos», comenta entusiasmada. También tiene Facebook e Instagram, que le encanta. 

María Teresa, que está comenzando, explica que ha descubierto muchas cosas interesantes, como la aplicación de la EMT, para saber los horarios del autobús o «la de los mapas» (Google Maps) para moverse por la ciudad.

Carne de GIF

Esther Roca, la profesora, explica que el curso dura seis semanas en sesiones de una hora. En la primera, a la que asistimos, están hablando sobre la memoria y el almacenamiento. También verán cómo descargarse y utilizar algunas aplicaciones, con WhatsApp a la cabeza como App estrella. «Una cosa es enviar y recibir mensajes, pero a ellos también les interesa saber cómo enviar una foto o un vídeo, un contacto, su ubicación...O simplemente saber de dónde salen esos GIF graciosos de alguien bailando».

Esther cuenta que en sus clases como profesora de informática para mayores también había detectado la necesidad, «siempre se te acercaba alguien preguntándote sobre el móvil».

Estas clases, explica, sirven también para perder el miedo que muchos sienten por internet. Relata, por ejemplo, lo que sucede cuando, para bajar una aplicación, les piden que introduzcan un número de tarjeta bancaria: «Se ponen muy nerviosos y enseguida lo dejan. No les da tiempo a leer para darse cuenta de que hay una parte donde dice que ese paso lo pueden omitir», relata. Una abuela asiente: «Es verdad, tenemos mucho miedo de que nos engañen».

Manual de uso... social

Pero más allá de saber cómo funciona el aparato, a estas abuelas les preocupa el uso y las horas que termina ocupando el móvil en la vida de sus familias. Una relata, con pesar, cómo su nieta de 12 años, muy cariñosa y familiar, el último fin de semana ya se retiraba a su habitación con el móvil. Otra cuenta que la última vez que estuvo en el médico, en la sala de espera nadie levantaba la vista de sus pantallas. «La gente ya no habla», se lamenta.

Pero ojo, que los mayores también tienen sus propios conflictos con el uso de los móviles, a ellos también les agobian los grupos de WhatsApps, los mensajes de cadenas... «¡Y las fotos de los nietos! Basta que alguien saque el móvil con las fotos y eso se convierte en un aburrimiento», comenta una. 

Y piden, por supuesto, paciencia a los más jóvenes: «Lo suyo me cuesta a mí escribir los mensajes, que no me atosiguen», dice otra señora.

El curso

El curso está teniendo mucho éxito, así que la intención es ir programando más (son en grupos de 10) hasta terminar la lista de espera. La inscripción es gratuita pero hay que estar apuntado a alguna de las actividades de Gent Gran Activa. (Plaça Imperial Tàrraco, 1. Antigua Facultat de Lletres.Tlf. 977 29 61 65)

 

Comentarios

Lea También