Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Adif asegura que aún no han finalizado las pruebas de seguridad de la nueva línea del Corredor del Mediterrani

No hay una fecha para la puesta en funcionamiento del nuevo trazado que empezó sus obras hace casi veinte años

Núria Riu

Whatsapp
Un convoy de pruebas en la nueva variante de la costa, en una imagen de archivo. Foto: Alba Mariné

Un convoy de pruebas en la nueva variante de la costa, en una imagen de archivo. Foto: Alba Mariné

Las pruebas de seguridad no han finalizado aún en la nueva plataforma ferroviaria que unirá Vandellòs con la estación del AVE Camp de Tarragona. Así lo confirmaba el ente gestor de la infraestructura Adif, quien reconocía que aún no hay una fecha para la puesta en funcionamiento de la nueva línea del Corredor del Mediterrani.

Las declaraciones del organismo estatal llegan después de que en los últimos días se habría apuntado que la fase de comprobaciones sobre el terreno ya habría finalizado, de forma que la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria (AESF) podría dar su visto bueno en los próximos días, para el inicio de la explotación comercial en diciembre. Adif negaba estas informaciones. De hecho, está previsto que en octubre aún se lleve a cabo una nueva fase, que podría ser ya la definitiva.

La compañía defiende que en la etapa de pruebas no tan solo interviene Adif, sino que lo hace también Renfe, que debe llevar a cabo la formación de los maquinistas. Paralelamente, los técnicos independientes de la AESF estudiarán toda la documentación relacionada con el proyecto para certificar que puede iniciarse la explotación de la vía.

Adif asegura que es el primer interesado en que la nueva línea se ponga en funcionamiento. No obstante, la empresa siempre se ha mantenido cauta en el momento de hablar de calendarios. Se ha escudado en que la seguridad debía ser lo primero y que hasta que no se hubieran hecho todas las comprobaciones, no habría prisa para iniciar la circulación de trenes.

El tramo no es sencillo. Desde Vandellòs al nudo de Vila-seca la doble plataforma es en ancho ibérico. Pasado este punto, los trenes que sigan en dirección norte deberán pasar por el cambiador del ancho, ubicado a la altura del aeropuerto de Reus, para incorporarse a la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona. Con todo, los primeros convoyes de pruebas empezaron a circular por las nuevas vías a finales de verano del año pasado.

Atrás han quedado los tiempos en los que el ministro de turno anunciaba inauguraciones cuando las obras aún no habían finalizado. El accidente de Angrois, en 2013, dejaba ochenta víctimas mortales y ponía bajo la lupa de la UE la seguridad de la red española ferroviaria. Junto con el maquinista, la segunda persona investigada era el director de Seguridad en la Circulación de Adif. Por su parte, los políticos que habían precipitado la decisión sobre la puesta en funcionamiento salían impunes. Tras más de veinte años de obras, el arranque de la explotación de la vía está marcado por la precaución.

Temas

Comentarios

Lea También