Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Afronta una multa de 3.000==euro== por llevar armas para ir a comprar 'coca' en SPiSP

La Guàrdia Urbana controlaba un punto de venta de droga cuando vio al sospechoso adquirir la sustancia. Los agentes comprobaron que la documentación estaba en regla

Àngel Juanpere

Whatsapp
Las dos armas y las tres cajas de munición incautadas por la Guàrdia Urbana el pasado martes. Foto: DT

Las dos armas y las tres cajas de munición incautadas por la Guàrdia Urbana el pasado martes. Foto: DT

Un hombre que acudió a comprar cocaína a Sant Pere i Sant Pau llevando en el maletero dos armas de fuego –para las que tenía la correspondiente documentación– se enfrenta a pagar una multa de hasta 3.005,06 euros por una infracción grave del Reglamento de Armas. El hombre fue interceptado por los agentes de la Guàrdia Urbana en la mañana del martes; al mediodía de ayer detuvieron a la vendedora de la droga, de 23 años y vecina de Sant Pere i Sant Pau. Se da la circunstancia de que su compañero ya fue detenido también por venta de droga el pasado 12 de enero.

La investigación por parte de la Unitat de Delinqüència Urbana (UDU) de la Guàrdia Urbana se inició el pasado lunes, cuando los agentes de paisano patrullaban por la calle Miguel Servet al ser conocedores de que había un punto de venta de droga que regentaba una mujer. A primeras horas de la tarde, los guardias vieron que un hombre –que habían detenido en enero– entraba en el domicilio acompañado de una mujer –posiblemente la que buscaban–. Al día siguiente la pareja salió de la casa y se desplazó unos 50 metros del piso. Allí paró una furgoneta Ford Transit. La mujer se acercó al conductor y le entregó una papelina, recibiendo a cambio un billete de 20 euros.

Los agentes siguieron a la furgoneta, que fue interceptada en la carretera TP-2031, a la altura de la urbanización Sant Jordi. Identificaron al conductor, un vecino de El Catllar de 42 años. Llevaba el envoltorio de cocaína y aseguró que lo acababa de comprar a la posteriormente detenida. Fue multado por tenencia de sustancias estupefacientes.

El conductor llevaba en el maletero una carabina Anschutz del calibre 22 dentro de una funda, así como un revólver Arminius del mismo calibre dentro de una bolsa de tela, acompañado de 3 cajas de cartuchos del calibre 22. El hombre dijo que la documentación –guías de las dos armas– las tenía en una nave de Sant Salvador donde trabaja. Ante ello, los guardias intervinieron las armas y la documentación, ya que la actuación del hombre podría constituir una infracción grave, por omisión o insuficiencia de las medidas o precauciones obligatorias para garantizar la seguridad. Dichas armas fueron llevadas a la Comandancia de la Guardia Civil de Tarragona. La infracción comporta una multa que oscila entre los 300,51 y los 3.005,06 euros.

Ayer por la mañana, cuatro agentes se desplazaron a Sant Pere i Sant Pau para identificar a la mujer. Finalmente vieron a la sospechosa que venía de la calle Violant d’Hongria. Procedieron a su detención por un delito contra la salud pública.

El precedente

El compañero de la detenida fue arrestado el pasado 12 de enero después de ser sorprendido varias veces por los agentes de la Guàrdia Urbana vendiendo droga en el propio domicilio.

Durante una semana, los guardias estuvieron siguiendo sus movimientos y vieron una gran afluencia de gente a un determinado piso. Algunos de los clientes fueron parados por los agentes y denunciados por vía administrativa. Finalmente, el vendedor, de 37 años, acabó detenido.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También