Más de Tarragona

Agreden a los propietarios de la Creperia Tol de Tarragona para robarles

Los hechos tuvieron lugar el pasado viernes, cuando un individuo amenazaba con robar en este restaurante de la Part Alta

CARLA POMEROL

Whatsapp
Calle d’En Vilarroma, donde está ubicada la Creperia Tol. FOTO: PERE FERRÉ

Calle d’En Vilarroma, donde está ubicada la Creperia Tol. FOTO: PERE FERRÉ

Los propietarios de la Creperia Tol, ubicada en la calle d’En Vilarroma, han denunciado un intento de robo y una agresión por parte de un individuo. Los hechos tuvieron lugar el pasado viernes, día de Sant Jordi, cuando el restaurante estaba a punto de cerrar. Este episodio se suma a la larga lista de sucesos que se están registrando durante los últimos días en la Part Alta de la ciudad. La sensación de inseguridad es cada vez mayor.

Los propietarios de la Creperia Tol –quienes prefieren mantenerse en el anonimato– estaban recogiendo la terraza, sobre las cinco de la tarde. Tres individuos, de unos 30 años, se acercaron al dueño y uno de ellos le preguntó si había hecho mucha caja. A continuación, le amenazó con robarle el dinero y se fueron. El propietario entró a la cocina, donde se encontraba su pareja, y la alertó de la situación. El presunto agresor y sus acompañantes, quienes intentaban calmarle, se quedaron al final de la calle. Pero, al cabo de un rato, volvieron.

Fue entonces cuando, en la puerta del local, uno de los individuos siguió amenazando a la pareja en entrarles a robar y, finalmente, acabó agrediendo al dueño de la crepería, rompiéndole la nariz. La pareja llamó a los Mossos d’Esquadra, quienes llevaron a cabo el parte para abrir una investigación y esclarecer los hechos.

Y aquí no acaba la cosa. Siete días antes de este suceso, la creperia fue víctima de un hurto a plena luz del día. Los ladrones se llevaron el bolso de los propietarios y realizaron varios pagos con las tarjetas de crédito.

«Es una zona de violencia»

La situación en la Part Alta es ya insostenible, según explican los vecinos. «Estamos preocupados, no paran de entrar a robar en viviendas y en garajes. El casco antiguo se ha convertido en una zona de constante violencia, peleas e inseguridad», explica el propietario de la Creperia Tol, quien vive, al igual que otros vecinos, atemorizado por la situación que están viviendo. La reivindicación vecinal pasa por pedir más presencia policial en el barrio.

Temas

Comentarios

Lea También