Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Agua sedienta de eficiencia

En busca de la solución. Ciudadanos, industria, turismo, agricultura... necesitan el agua, un recurso limitado que será aún más escaso por el cambio climático. ¿Qué hace cada sector para consumir menos? ¿Cómo logra ser más eficiente?

Xavier Fernández José

Whatsapp
La industria y la agricultura son dos de los sectores, junto al turismo, que más necesitan del agua. Foto: Pere Ferré

La industria y la agricultura son dos de los sectores, junto al turismo, que más necesitan del agua. Foto: Pere Ferré

Un clima mediterráneo de escasas lluvias y las pocas que hay, torrenciales. Una potente y diversificada economía que consume gran cantidad de agua. Acuíferos salinizados o contaminados. Dos ríos (por llamarlos de algún modo) de reducidísimo caudal: el Francolí y el Gaià. Un minitrasvase que quizá llegue a poner en peligro un día la supervivencia del Delta de l’Ebre... Es el panorama del Camp de Tarragona.

Si a todo eso le sumamos el cambio climático que provocará una disminución de las precipitaciones, que estás sean aún más irregulares y que, al aumentar las temperaturas, haya más evapotranspiración, "tenemos un problema", apunta Òscar Saladie, director de la Càtedra Dow/URV de Desenvolupament Sostenible.

"Ante la competencia entre la industria, el turismo, la agricultura y el consumo doméstico por ese recurso limitado la única solución es ser eficientes, reducir el consumo, para evitar problemas futuros", advierte Saladie. En suma, la clave es conjugar desarrollo y respeto al medio ambiente. Pero, ¿cómo hacerlo? Los sectores implicados aseguran que toman medidas en esa línea.

El portavoz de la Associació Hotelera Salou-Cambrils-La Pineda, Sergio Ibarbuen, destaca que "existe un importante grado de conciencia por parte de los empresarios turísticos hacia una correcta gestión de los recursos limitados, como el agua".

La Associació cuenta con 82 establecimientos hoteleros asociados y cuatro colaboradores que ofertan en total 49.083 plazas.

Personal especializado

"Los hoteles de Salou, Cambrils y Vila-seca-La Pineda cuentan con personal especializado en la gestión de suministros. Los consumos de agua se analizan mensualmente y se hacen comparativas. Cualquier consumo que se considere anómalo se detecta al momento porque se hace un seguimiento bastante exhaustivo. Se realizan mediciones diarias de agua. Incluso la propia empresa de suministro de agua pone en alerta a los hoteleros si detecta en los establecimientos un consumo anómalo sobre los históricos. Por si hubiera alguna fuga en las instalaciones", enumera Ibarbuen.

El papel del cliente en todo caso es fundamental. Ibarbuen: "En las habitaciones de los hoteles hay colocadas pegatinas que pretenden concienciar a los clientes del uso responsable del agua y de la reutilización de las toallas".

Esa concienciación se puede aplicar al turista, pero también al ciudadano en su domicilio habitual. El subdirector territorial de Agbar para Tarragona, Emili Giralt, recuerda que la Agencia Catalana de l’Aigua implantó en 2012 un canon para el consumo  no básico  de agua. En otras palabras, a quien consume agua de más, ese exceso le sale más caro.

Las últimas sequías, sobre todo la de 2007-2008, fueron un punto de inflexión. Tanto Saladie como Giralt coinciden en que la ciudadanía adquirió una mayor conciencia de que es imprescindible controlar el gasto de agua.

Agbar gestiona cerca del 75% del suministro de agua doméstica en la demarcación. Tiene presencia en Tarragona, Salou, Vila-seca, Torredembarra, Amposta...

Giralt, que precisa que el agua es un recurso finito pero renovable, señala la importancia de que el agua que se depura para devolverla ‘limpia’ al mar no se desperdicie sino que sirva para regenerar los acuíferos de la demarcación ahora contaminados o salinizados porque fueron sobreexplotados antes de que llegase el agua del minitrasvase a Tarragona. Esas aguas subterráneas servirían de reserva en caso de que la sequía se convierta en mal endémico.

¿Y qué pasa con las piscinas, las bañeras llenas a rebosar (el típico comentario de "como ya pago la habitación me baño a gusto") o los espectaculares jardines o zonas de césped con que cuentan algunos hoteles?

Duchas en vez de bañeras

"En los establecimientos hoteleros existen sistemas de reducción de caudal en las cisternas de los inodoros, que son de doble descarga y más limitadas; reductores de caudal en los grifos, pulsadores de grifos, dosificadores en duchas...", responde Ibarbuen.

Sigue el portavoz de los hoteleros: "Cada vez más se sustituyen las bañeras por platos de ducha, que tienen una demanda cada vez mayor. Este cambio favorece la reducción del consumo de agua".

¿Y las piscinas? "Los nuevos diseños de piscinas en establecimientos hoteleros reformados se efectúan teniendo en cuenta parámetros medioambientales, tales como la profundidad de éstas y los sistemas de higienización del  agua a través de electrólisis salina, que sustituye el cloro por la sal", asegura Ibarbuen.

Ibarbuen también destaca que "el riego de los jardines es por goteo y existen programadores según la humedad del terreno".

Riego gota a gota

Salvando las distancias, la agricultura aplica una medida similar. El coordinador comarcal de Unió de Pagesos de la comarca del Baix Camp, Josep Z. Ferré, presume de que "en el Camp de Tarragona hemos sido pioneros en el uso del riego gota a gota. Hemos hecho un esfuerzo enorme"

"El agua en este territorio ha sido un bien escaso siempre, desde que yo recuerdo. Extraer agua de un acuífero es muy costoso. Por lo tanto, es evidente que los payeses gestionamos este recurso con mucho cuidado. Nosotros no podemos ahorrar más agua", resalta Josep Z. Ferré.

El dirigente sindical advierte que "la idea esencial que hay que tener es que en el sector agrario no gastamos el agua. La usamos para producir alimentos. Y el agua del minitrasvase no va destinada a usos agrarios".

Desde el sector químico, el presidente de la Associació Empresarial Química de Tarragona (AEQT), Josep Francesc Font, dice que "nuestro compromiso con el agua tiene una doble vertiente: más allá de aplicar los criterios más eficientes en nuestros procesos en cuanto al ahorro de agua, a la eficiencia en su empleo y al uso de agua regenerada, como industria estamos llamados además a jugar un papel decisivo en el desarrollo de nuevas soluciones o a la mejora de las existentes que contribuyan a una gestión más eficiente del agua en múltiples ámbitos de la vida y de la actividad industrial. Dicho de otra manera: no queremos ser parte del problema, y sí de la solución".

Como medidas concretas y ya en marcha, Font apunta tres. "El centro Dow Water, ubicado en Tarragona, es uno de los centros de investigación sobre la tecnología del agua pioneros a escala mundial. Este centro se dedica a la investigación y creación de nuevos productos y sistemas que permiten el tratamiento y la reutilización del agua, como por ejemplo los sistemas de ósmosis, que permiten tratar y reutilizar el agua para ser más sostenibles".

Dos: "La planta de Agua Regenerada de Aitasa sigue aumentando su producción anual, con la previsión de que el consumo de agua industrial regenerada sea de unos 6,8 hectómetros cúbicos producidos todos en la planta de tratamiento de agua en el año 2019; el equivalente al consumo anual de agua de uso doméstico en una ciudad como Tarragona".

Nueva planta de depuración

"Otra iniciativa -continúa Font- en curso es el estudio de una nueva planta de depuración de nuestros efluentes para cumplir las nuevas normas de ámbito europeo. Con esta planta, de unos 12 hm3/año de capacidad de depuración, se podrá disponer de más materia prima para producción de agua regenerada industrial".

El responsable de la AEQT concluye: "Nuestro objetivo debería ser disponer de 10 hm3/año de agua regenerada para uso industrial en el año 2025. Eso equivaldría a liberar más de un 20% de nuestro actual consumo del Consorci d’Aigües de Tarragona”.

Comentarios

Lea También