Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Ahora la teología debe ser global"

Entrevista a Armand Puig i Tàrrech, mosén y presidente de la Comunitat de Sant'Egidio

Amalia Alonso

Whatsapp
Puig i Tàrrech dará una conferencia este jueves a las 18.30 horas en el Col·legi de les Teresianes. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Puig i Tàrrech dará una conferencia este jueves a las 18.30 horas en el Col·legi de les Teresianes. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Después de un curso introductorio en el Seminari Pontifici de Tarragona, Armand Puig i Tàrrech (1953) continuó su carrera en Barcelona, Roma y Jerusalén. Sus conocimientos le han llevado a ser profesor de diferentes facultades de teología y a escribir más de 50 libros.


- ¿Cómo entendía la religión usted de pequeño?

- La entendía como la puede entender cualquier niño pequeño. Es decir, de una manera fácil, bonita y un poco ingenua, porque tenía la ilusión de ser capellán.

- ¿Cómo recuerda su estancia en Roma?

- Mucha pasta y pizza. Es una ciudad muy cosmopolita, en el sentido que el catolicismo respira plenamente, es la prueba de que la iglesia no tiene confines, que no tiene límites, que no tiene razas.

- De ahí fue a Jerusalén…

- Sí, yo tenía 25 años. Éramos un grupo de 17 personas de diez países diferentes. Vivir durante 6 meses personas de los cuatro continentes fue una experiencia realmente espléndida. En momentos así, ves la diversidad pero, a la vez, la unidad.

- ¿Qué es lo que más le gusta de la docencia?

- La creatividad. Nunca podrás dar una clase igual que otra. Procuro que las clases sean diferentes porque no consiste solo en leer un texto, se trata de saber interpretar y reformular.

- ¿Cómo han evolucionado las facultades de teología?

- En las facultades de entonces, la filosofía tenía una gran influencia. Actualmente, han aparecido nuevas parejas de baile como las ciencias, el arte y las otras religiones. Antes era una teología europea, ahora debe ser una teología global.

- ¿Y los métodos de aprendizaje?

- Antes el móvil no existía y el aprendizaje estaba menos fragmentado. Ahora los conocimientos se fragmentan porque la vida, en general, también se ha fragmentado. Todo es muy rápido y muy corto.

- ¿Cree que las nuevas tecnologías son una buena herramienta?

- Todo es bueno cuando el objetivo es bueno. Un cuchillo puede cortar pan pero también hacer mucho daño. Las nuevas tecnologías son un elemento formidable de comunicación.

- ¿Cuáles son las principales acciones de la Comunitat de Sant’Egidio?

- El primer servicio que pusimos en marcha fue la Escola de la Pau, donde, dos días a la semana enseñamos a infantes del barrio de Campclar valores como el trabajo en equipo, el respeto por las opiniones ajenas y la empatía. También, desde el 2003, ofrecemos todos los viernes una cena caliente a las personas sin hogar.

- ¿Habrá algún acto especial para estas fechas?

- Esta temporada volvemos a preparar, en la parroquia de la Trinidad, una comida de Navidad para todas aquellas personas que se encuentran en situaciones difíciles, ya sea porque no tienen un hogar o porque viven en un estado precario.

- ¿Por qué es tan importante esta iniciativa?

- En estas fechas se suele decir: ‘cada oveja en su corral’, pero ¿qué pasa cuando no tienes corral? Se tienen que crear espacios de afecto y estima, debemos hacer todo lo posible por ayudar al prójimo.

- ¿Cómo puede colaborar la ciudadanía?

- Estas, como todas,deben ser unas Navidades hacia fuera. Los interesados pueden aportar comida, regalos, donativos o venir a servir la comida con nosotros.

- ¿Qué opina de la acogida de refugiados?

- Jesús no muere en su casa, él nace en Belén, vive en Nazaret y muere en Jerusalén. Los cristianos son gente que, tanto espiritualmente como geográficamente, no tienen una dirección fija. Los refugiados son inmigrantes forzados y por tanto, una persona que vive lejos de su hogar y está en una situación tan complicada requiere nuestra atención. El mundo es de todos y por eso mismo necesita la respuesta de todos.

- Sin embargo, está resultando ser un tema muy polémico...

- Esto es un problema grave porque en Occidente la ciudadanía tiene una doble moral. Por un lado todos decimos ‘no a la guerra’ y por el otro, ganamos dinero enviando armas. Aquí hay un debate de fondo que es muy importante.

- ¿Qué papel juega el cristianismo? - Fundamentalmente, y si actúa como debe hacerlo, el cristianismo debe prestar atención a los problemas que más lo necesitan, es una sensibilidad que nos impide quedarnos quietos ante según qué situaciones.

- Aun así, ¿por qué las religiones pueden ser un punto de confrontación?

- Porque la persona humana no es perfecta e incluso la cosa más bonita de este mundo puede ser pervertida. Se justifican muchas barbaridades con el nombre de Dios. A veces, pensar en uno, el amor propio se convierte en el odio del otro. Por eso el cristianismo no consiste en el amor personal, sino en salir de uno mismo.

- ¿Cuál es el papel de la mujer según el cristianismo?

- Yo creo que la inventora de la igualdad entre hombre y mujer es la religión judeocristiana. En el libro del Génesis, Adam le dice a Eva: «Esta es hueso de mis huesos, carne de mi carne». Esto significa que reconoce a Eva como un igual ante él. La palabra de Dios, a veces, está ahí pero no la sabemos leer.

- Todavía queda un largo camino hacia la igualdad...

- Cada generación debe trabajar para construir un mundo por el progreso. Más allá de las cosas materiales y la tecnología, es imprescindible progresar en el espíritu porque si no se pueden volver a cometer los mismos errores.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También