Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Albert Abelló: 'No me planteo dimitir. Me veo de alcalde en 2019'

Entrevista al alcaldable de CiU en Tarragona en las elecciones municipales del pasado domingo
Whatsapp
Abelló, el pasado viernes, antes de la entrevista Foto: Lluís Milián

Abelló, el pasado viernes, antes de la entrevista Foto: Lluís Milián

- ¿Dimitirá?

- No.

 

- ¿Se le ha pasado por la cabeza en algún momento?

- No. Tengo la sensación de que se ha hecho todo el trabajo que se ha podido. Afronté el reto que me presentó CiU con todas las consecuencias. Estoy satisfecho de la decisión que tomé.

 

- El reto no ha salido bien...

- Como todos los afiliados, estoy muy disgustado. No esperábamos estos resultados, pero debemos trabajar para la ciudad.

 

- ¿Su proyecto es a ocho años vista?

- Claro. Cuatro más cuatro.

 

- ¿Estará los cuatro años en la oposición?

- Sí. Haremos una oposición valiente, decidida y constructiva. Estaremos al servicio de nuestra ciudad.

 

- ¿Hay posibilidades de que negocie entrar en el gobierno con Josep Fèlix Ballesteros?

- No. No me planteo, en absoluto, estar en el gobierno con el PSC.

 

- Ballesteros gobernará con sólo 9 de los 27 ediles.

- Es el partido más votado. Debe respetarse su resultado electoral.

 

- Por primera vez en la historia, CDC no tendrá representación en el Saló de Plens. Habrá dos independientes (usted y Cristina Guzmán) y Josep Maria Prats, de Unió.

- Yo estoy completamente comprometido con CDC.

 

- ¿Se afiliará a CDC?

- Sí, por supuesto. Y aunque no lo hiciera, yo me he presentado por Convergència i Unió. Firmaré mi compromiso como militante.

 

¿Lograr tres ediles es un buen inicio?

- Sí. Debemos empezar de cero y volver a ser una formación potente.

 

- ¿Han tocado fondo?

- Creo que sí. Lo hemos tenido todo en contra durante esta campaña.

 

- ¿La relación con Unió ha sido buena?

-Sí, han trabajado mucho. Estoy muy a gusto y contento con ellos.

 

- CiU ha bajado en todas partes...

- Estamos sufriendo el desgaste de gobernar. Los males de los demás no deben servir para justificar los nuestros. Debemos pensar en clave Tarragona.

 

- ¿Se ve de alcalde en 2019?

- Sí. Mi compromiso es para este mandato, pero deberá ser la asamblea la que decida si me vuelvo a presentar. Si soy yo, perfecto, pero si se opta por otra persona ayudaré en todo lo que sea necesario.

 

- ¿Teme que haya gente que ahora quiera echarle?

- No, pero ahora lo que me toca es hacer mi trabajo y estar en el grupo municipal del Ayuntamiento durante los cuatro próximos años.

 

- ¿Qué reflexión hace, ya en frío, de los resultados del domingo?

- Han sido malos. Hemos sufrido una derrota y ahora no queda otra que aprender de nuestros errores para tirar hacia adelante.

 

- ¿Qué cree que ha pasado? Han pasado de siete a tres concejales...

- Hay varios motivos. El primero es que la forma de ver la política de los ciudadanos por la situación general del país ha cambiado mucho en los últimos meses. Hay muchos votos que se han ido a nuevas fuerzas. Y esto lo hemos pagado los partidos tradicionales.

 

- Algo habrán hecho mal ustedes también...

- Hemos tenido que desarrollar muchísimo trabajo con muy poco tiempo. Desde el 26 de enero, han sido 116 días en los que ha habido poco tiempo para explicar el proyecto. Y esto ha provocado errores en la campaña.

 

- Le escogieron muy tarde. ¿Han ido a remolque?

- Cuatro meses para montar un equipo, hacer una lista completamente nueva, diseñar el programa, dar a conocer al candidato y explicar las propuestas a los ciudadanos es poco tiempo. Además, el añadido de que yo tuviera poca experiencia política ha provocado toda esta situación.

 

- ¿Qué cambiaría ahora de estos 116 días?

- Haber tenido más tiempo para preparar la campaña y el programa, así como haber contado con una mayor cohesión del partido.

 

- ¿Cohesión interna? ¿En qué sentido?

- Si un partido no va en su conjunto en la misma dirección, esto genera unas tensiones y unas fracturas que, desde fuera, se visualizan y que, lógicamente, penalizan.

 

- ¿La imagen de desunión ha influido en los resultados electorales?

- No lo sé. Me hubiera gustado que no hubiera sido así, pero en general estoy muy satisfecho del trabajo realizado por muchísimas personas del partido que han trabajado muchísimas horas en esta campaña. Está claro, sin embargo, que la cohesión interna es un elemento muy importante. Especialmente en plena campaña.

 

- ¿Lo dice por la implicación del grupo municipal en el Ayuntamiento? En los actos sólo se ha visto a Frederic Adan y Albert Vallvé...

- No es que sólo no hayan remado con nosotros, sino que hasta lo han hecho en contra...

 

- ¿Ha hablado con Victòria Forns?

- No.

 

- ¿La ha echado en falta durante la campaña?

- No.

 

- Durante la campaña se centró mucho en los barrios de Ponent, pero donde han bajado más ha sido en el centro y en Llevant...

- Posiblemente la estrategia no ha sido la mejor, pero no se puede olvidar ninguna zona aunque haya pocas opciones de éxito electoral. De todas formas, hemos bajado en todas partes pero hay barrios donde hemos aguantado bastante bien, como es el caso de Sant Salvador. Debemos pensar que esta es un proyecto a cuatro años, y que la campaña de verdad empezó el 24 de mayo a las diez de la noche. El trabajo que hemos hecho durante estos 116 días en los barrios no quedará aquí. Seguiremos haciéndolo.

 

- ¿Entró de una forma demasiado contundente en el panorama político?

- Es que mi nivel de conocimiento entre la ciudadanía era muy bajo en enero.

 

- Pero si era presidente de la Cambra...

- Me conocían en los sectores empresariales y comerciales, pero la ciudadanía no demasiado. La campaña debía ser intensa y diferente.

 

- ¿Ha notado en los debates el hecho de enfrentarse a oponentes con más experiencia que usted?

- Ha sido un elemento importante. Había un candidato que lleva 32 años y otro 12... Nosotros lo hemos superado con ganas, ilusión y muchísima dedicación, pero está claro que la falta de bagage político se nota en momentos determinados. Estábamos en inferioridad de condiciones.

 

- ¿Cree que generó demasiadas expectativas con la lista?

- Cumplió sobradamente con su objetivo. Es una candidatura transversal de nuestra sociedad, con personas independientes, del partido... Estoy muy contento con la lista. Al final, sin embargo, la gente no ha votado en clave de la lista de CiU, sino en base a otras circunstancias. El peso que se esperaba que tuviera la candidatura, al final, no lo ha tenido.

 

- Ha cambiado mucho la lista que tenía inicialmente en la cabeza de la que al final se configuró?

- No. Era muy parecida en el perfil de las personas.

 

- ¿Usted es independentista?

- Sí.

 

- Pero casi que no ha hablado del Procés en toda la campaña...

- He sacado el tema cuando he tenido que sacarlo...

 

- ¿Se arrepiente de no haber hablado más del Procés?

- No. Creo que hemos hecho la campaña que debíamos hacer. Hemos tenido muchos votantes que no son independentistas.

 

- Pero ha alejado a los que sí que los son...

- No nos han votado a nosotros pero lo han hecho a otras fuerzas independentistas. Esto también es bueno para el país.

 

- ¿Por qué ha dejado el debate soberanista en un segundo plano?

- No nos hemos olvidado del tema, pero nuestro plan de campaña se ha centrado en la reactivación económica, la generación de ocupación y el compromiso con las personas.

 

- Pero al final se ha votado en en clave nacional...

- Y en clave de enfado con la política en general, como demuestra el resultado de Ciutadans o de la CUP.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También