Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Albert Vallvé: '¿Romper con CDC? No creo, se habla de ello desde 1981'

Entrevista al concejal de Unió Democràtica en el Ayuntamiento de Tarragona desde 1999
Whatsapp
Albert Vallvé, esta semana, durante la entrevista que concedió en la sede del 'Diari '. Foto: Lluís Milián

Albert Vallvé, esta semana, durante la entrevista que concedió en la sede del 'Diari '. Foto: Lluís Milián

- ¿Por qué no se volverá a presentar?

- Ya llevo muchos años y está claro que uno se hace mayor. Uno tiene menos reflejos y debe saber cuándo es el mejor momento para dejarlo.

 

- ¿Cómo se siente?

- Tengo una sensación de aligeramiento. Supongo que el día que se acabe añoraré mucho la actividad política. Ya ha empezado la cuenta atrás.

 

- Usted es el segundo edil que lleva más tiempo, sólo superado por Ballesteros...

- Sí, pero si cuento los años que estuve en el Senado quizás la cosa se iguala bastante (ríe).

 

- ¿Dejará sus responsabilidades en el partido también?

- No. Tengo el compromiso con Josep Maria Prats y Martí Barberà de continuar. Sin la política me moriría.

 

- Entonces seguirá en el Comitè Local...

- Sí. Me presenté a las últimas elecciones y, además, soy miembro nato por estar en la Diputació.

 

- ¿Cuándo decidió que lo dejaba?

- Ya quería dejarlo en el anterior mandato, pero al final seguí. Ahora ya cumpliré setenta años y no puedo perpetuarme. Hay gente joven que está muy preparada para relevarme.

 

- ¿El cambio en el comité local podría leerse en clave sucesora?

- Creo que va bastante en esta dirección.

 

- La entrada de Prats ha sido el punto de inflexión...

- Sí. Me hubiera gustado otro final, como que Robert Vendrell fuera el candidato a la alcaldía, pero él no quiso.

 

- ¿Usted votó a favor de la entrada de Josep Maria Prats como nuevo presidente?

- Sí.

 

- ¿Por qué?

- Las formas no me gustaron, pero me pareció que la propuesta era buena.

 

- ¿Le sorprendió la presentación de la moción de censura contra Robert Vendrell?

- Sí. Un grupo de afiliados no estaba de acuerdo con que Albert Abelló pueda hacer la lista.

 

- ¿Se pondrán de acuerdo para la lista?

- Me sabe mal que la operación se haya gestado desde Barcelona, pero por otra parte creo que a Abelló no le han explicado el sistema de funcionamiento de la federación.

 

- ¿Abelló está ninguneando a Unió?

- Dijo que haría lo que quisiera... Me cuesta entender que nadie le haya explicado el pacto vigente.

 

- Ahora el grupo municipal en el Consistorio se encuentra en una situación difícil...

- Sí, me sabe muy mal por todos ellos.

 

- ¿Cree que se ha sido injusto con Victòria Forns?

- Creo que sí. Había trabajado duro y era una persona que todos habíamos aprobado y veíamos con buenos ojos. No se merecía un final así.

 

- ¿Era una buena candidata?

- No hay nadie perfecto, pero debe tenerse en cuenta que las próximas municipales serán muy duras para los partidos tradicionales.

 

- ¿Qué le parece Albert Abelló?

- Es válido, extrovertido y dará un aire nuevo, pero tengo la sensación de que lo han dejado ir delante del toro.

 

- ¿A qué se refiere?

- Yo soy un hombre de partido. En la federación de Convergència i Unió hay unas normas de juego que deben respetarse.

 

- ¿Cree que podrían ir por separado Unió y CDC?

- Desde que entré en Unió en 1981 se habla de esto, pero con ello sólo lograríamos fortalecer al PSC.

 

- Deberán renegociar el pacto.

- Esto sería la muerte de los dos partidos. Si fuera malo, no hubiera durado tanto.

 

- ¿Qué valoración hace de su paso por el Consistorio?

- No me podía imaginar que sería político. Sustituí a Arbeloa. Siempre he estado en Cultura, que es el único sitio donde estás fuera de sospechas económicas.

 

- Entró con Nadal...

- Sí, vivíamos cerca y nos conocíamos mucho. Nos teníamos un afecto especial. Era un líder.

 

- ¿Un gran recuerdo?

- Cuando fui a Australia a buscar el papel de Patrimonio de la Humanidad.

 

- ¿Y de la Diputació, qué destacaría?

- Me ha permitido ir por los pueblos, que es donde se encuentra la gente más maja y directa. Con 15.000 euros, por ejemplo, en una ciudad puedes hacer poca cosa, pero en un pueblo es una cantidad para una obra muy importante.

 

- ¿No ha dejado nunca de ser abogado?

- No, siempre he intentado mantener la profesión.

 

- ¿Ha hecho amigos en política?

- Sí, como Jou Acero o la gente de CiU o PSC.

 

- Usted estuvo ocho años gobernando con el PP...

- Exacto. Funcionó muy bien, ya que las áreas estaban muy claras.

 

- ¿Qué diferencias ve entre Ballesteros y Nadal?

- Son muy diferentes. Nadal tiene momentos cachondos, pero a veces venía girado... En cambio, Ballesteros es otra historia.

 

- El punto de inflexión fue en 2005, cuando quiso ser alcaldable frente a Aregio...

- Detrás de Nadal estaba yo antes que Aregio. En política uno debe ser un poco codicioso. Ahora bien, todo se arregló en Fitur con un cuarto de hora.

 

- Se decía que usted era mejor candidato y Aregio mejor gestor.

- Joan Aregio es un gran administrador y un gran político.

 

- ¿Le queda la espina de no haber sido alcalde?

- No. Tampoco me lo había planteado nunca.

 

- ¿Votó ‘Sí-Sí’ el 9 de noviembre?

- Sí. Estoy harto del señor Rajoy.

 

- Pero meses antes se fue del pleno para no votar a favor de la independencia...

- Es que no soy independentista, pero me estoy acercando.

 

- ¿De verdad?

- Me la miro con más simpatía. Joan Rigol tampoco lo era.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También