Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

AlcoverClown: "Creé un payaso para las redes"

Entrevista al payaso diabólico que levantó polémica en Alcover

José M. Baselga

Whatsapp
Una de las fotografías que se tomó el payaso de Alcover que hace unos días llenó  las redes sociales. Foto: CEDIDA

Una de las fotografías que se tomó el payaso de Alcover que hace unos días llenó las redes sociales. Foto: CEDIDA

Demuestra que era él quien estaba bajo la máscara del payaso que recorría Alcover con un asierra mecánica fotografiándose en diferentes lugares. Su presencia por las calles generó una fuerte reacción en las redes sociales. Todo era para un trabajo escolar, explica.

- ¿Dónde quedó el payaso diabólico que atemorizó a Alcover durante unos días?

- En la última foto quemé la máscara. Nos superó la repercusión. Llegamos a tener miedo y también vimos que había niños que tenían temor a salir a la calle o gente que fabulaba y amenazaba.

- Dice ‘nos superó’.

- Fue una iniciativa de dos amigos. Uno hacía las fotos y el otro se disfrazaba.

- ¿Por qué lo hicieron?

- Era para un trabajo. Un estudio de la repercusión que pueden llegar a tener las redes sociales. Vimos la que había liado un payaso similar en Lleida y nos preguntamos si sería igual en un pueblo pequeño como Alcover. Ahora presentaremos el trabajo.

- Pues vaya si tuvo eco.

- El primer día, con sólo colgar el nombre de AlcoverClown en las redes y sin ninguna foto, ya era de lo que más se hablaba en el pueblo y en el instituto. El tema iba muy rápido.

- ¿Qué se decía?

- Todo eran especulaciones sobre quién podía ser. Unos decían que era el mismo payaso de Lleida, otros que venía de Tarragona, otros que era de Alcover... Había quien decía que le conocía... De todo lo que se escribía en las redes sociales nada era cierto, pero muchos lo creían.

- ¿Cuándo decidieron colgar las fotos?

- Al segundo día. Como todos aseguraban que sabían quién era el payaso, nos hicimos la foto a las puertas del instituto. Dejamos un escrito que decía:‘Aquí os espero’. Ahí empezamos a ver que la cosa podía complicarse.

- ¿Por qué?

- Ya recibíamos amenazas en las redes. Desde un balcón veíamos cómo se acercaban chicos con palos. Todo el mundo buscaba al payaso.

- El payaso de Alcover recibió amenazas.

- Desde que le iban a atropellar a que le iban a dar de palos. Incluso se crearon páginas contra el payaso. Era muy flipante. Tambien había quien nos felicitaba y pedía más fotos.

- ¿Qué le parecía esa situación?

- El payaso no había hecho nada malo, sólo se fotografiaba en diferentes sitios. Pero llegamos a oír que había seguido a unas chicas, que había pegado a otros... Eso me lo explicaban a mí. Incluso me dijeron que el payaso era un delincuente que venía de otros sitios. La gente quería un payaso malo. Y quien lo colgaba en las redes aseguraba que lo decía sabiéndolo de verdad. Todo eso se escribía en las redes.

- ¿A qué conclusión han llegado?

- Las redes pueden ser peligrosas. Deben entenderse con prudencia. Un tema puede llegar a viralizarse de forma espectacular. Y también la capacidad de inventiva y de generar una reacción basada en mentiras. Es peligroso. Mienten mucho.

- ¿Qué es lo que más les sorprendió?

- La violencia con la que reacionaron muchos, que en el pueblo no se hablase de otra cosa en los bares, en la peluquería, en el colegio, por la calle... O que los niños tuviesen miedo de salir de casa. Hasta las máscaras que vendían en los chinos y que eran igual que la nuestra se agotaron. Todo era desbordante.

- ¿Presentarán el trabajo?

- Y esperamos que tenga buena nota final. El experimento social ya está redactado y saldrá a la luz, claro. De momento ya desactivamos la cuenta, que seguía recibiendomensajes.

Temas

  • COMARQUES

Comentarios

Lea También