Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alertan del peligro por el mal estado de una nave de De Muller

El Ayuntamiento abrió en 2016 un expediente a la Generalitat, propietaria del antiguo almacén de la fábrica de licores, por el deterioro del inmueble ubicado en la calle Smith

Carla Pomerol

Whatsapp
En los últimos días, ha habido algún desprendimiento de la fachada. FOTO: Pere Ferré

En los últimos días, ha habido algún desprendimiento de la fachada. FOTO: Pere Ferré

Los vecinos de la calle Smith alertan del deteriorado estado de la fachada de uno de los antiguos almacenes de la fábrica de licores De Muller. Aseguran que el rebozado de cemento está saltando y podría causar daños a los peatones que pasan por la estrecha acera de esa calle. «Es un peligro y no queremos que después nos digan que no hemos avisado», explica Albert Font, vecino de la calle Smith. El inmueble es propiedad de la Generalitat, organismo que asegura que «se llevará a cabo una actuación de manera inmediata». En 2016, el Ayuntamiento le abrió un expediente.
Desde la Associació de Veïns del Barri del Port explican que ya hace años que denuncian el mal estado de la fachada. «En su día, se  rebozó una parte del inmueble, la que hace esquina entre las calles Smith y Castaños», recuerda Carmen Puig, presidenta de la entidad vecinal, quien añade que «los días que llueve o hace viento sufrimos por los posibles desprendimientos». Puig pide que «alguien ponga remedio, antes de que sea demasiado tarde. Por allí pasa mucha gente, dirección Mercadona o escaleras mecánicas». 

Toda la fachada está dañada, pero el problema se centra en la parte superior. «Hay unos cables y parece que allí se concentra humedad. El rebozado se está levantando y va cayendo poco a poco. Es una especie de arena», explica Albert Font, vecino de la calle Smith, quien ha avisado a la administración en varias ocasiones.
La problemática se centra en dos almacenes de De Muller. Uno tiene paredes y, el otro, es un solar con hierbas. Se utiliza para dejar vallas de la Brigada Municipal y, en ocasiones, es el aparcamiento de coches oficiales.

Actuación inmediata, dicen

Los inmuebles en cuestión forman parte de la larga lista de antiguos almacenes de la fábrica de licores de la familia De Muller, situados en la Part Baixa de la ciudad. Estos, en concreto, están ubicados al lado de la antigua fábrica de la Chartreuse, en la calle Smith. Actualmente, las fincas son propiedad de la Generalitat. Por su parte, el Ayuntamiento de Tarragona abrió un expediente sancionador por el mal estado del edificio, en diciembre de 2016. El consistorio dictó una orden de ejecución para que el organismo autonómico realizara una serie de obras en el edificio, como por ejemplo reparar la cubierta y la fachada previa solicitud de licencia. La Generalitat solicitó el permiso de ocupación de la vía pública para instalar un andamio para empezar los trabajos y el consistorio pidió más concreción sobre el proyecto. Según el ayuntamiento, no hubo respuesta. 

Ahora, fuentes de la Generalitat aseguran que «ya estaba previsto hacer una actuación en este edificio. La haremos de manera inmediata».

Temas

Comentarios

Lea También