Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alfred García conquista por primera vez Tarragona

El artista se estrenó en la ciudad con un concierto muy emotivo tocando todas la canciones de su disco 1016

Laura Rovira

Whatsapp
Alfred García tocó por primera vez en la ciudad en un concierto muy emotivo en el Palau de Congresos.  FOTO: Pere Ferré

Alfred García tocó por primera vez en la ciudad en un concierto muy emotivo en el Palau de Congresos. FOTO: Pere Ferré

Pocos segundos antes de que empezaran a sonar los primeros acordes, el escenario del Palau de Congresos se convertía en un pequeño planeta con un piano encendido que parecía una especie de roca volcánica. Con las primeras frases de La Ciudad empezó el concierto y toda esa magia de un universo inventado se encendió durante hora y media de música.

Alfred dio la bienvenida a todos los asistentes a su pequeña galaxia y a su repertorio musical siguiendo con el tema que da nombre a su disco: 1016.

El concierto fue una montaña rusa de emociones con el cambio de ritmo e intensidad de las canciones. De un Palau de Congressos totalmente iluminado con Que nos sigan las luces o completamente entregado con temas como De la Tierra hasta Marte, Volver a empezar o Madrid hasta la aparente y frágil intimidad de Londres, donde el público desapareció dejando solos a Alfred y a su particular piano cantando una de sus temas más emotivas.

El cantante se dirigió al público en varias ocasiones, en una de ellas anunció que aunque a la gira le quedaba poco, todavía faltaban muchas sorpresas más allá de la música por descubrir.

El artista se atrevió con la guitarra, el piano y también con su inseparable trombón, con el que se ganó el entusiasmo del público en Lo que puedo dar. Los dos momentos más mágicos del concierto fueron los que enmudecieron a los asistentes y en los que Alfred les cantó cara a cara, sin instrumentos ni distracciones.

Por si te hace falta fue un dúo en el que el público cantó en solitario y a pleno pulmón toda una estrofa de la canción. En Et vull veure se hizo el silencio absoluto con el cantante al borde del escenario y con mirada perdida y emocionada.

El concierto acabó con toda la banda tocando Let me go con Alfred encima del piano y con un público entregado.

Temas

Comentarios

Lea También